• Un concejal de Louisville acude a un “spa masculino” por las supuestas quejas de los vecinos y descubre que en los locales de sexo gay los hombres gays tienen sexo.

Si nunca has ido a una sauna no sabes lo que te pierdes te extrañes si la primera vez que cruces sus puertas te pasa como a este concejal, que dice que ¡escándalo! se encontró a muchos hombres practicando sexo en su interior.

Ha ocurrido en Louisville, Kentucky. El concejal, el demócrata David James, dice que recibió muchas quejas de los residentes de un barrio de la ciudad que le aseguraban que el Vapor Spa no era un “spa privado para hombres“, sino un local de maricones teniendo sexo… ¡everywhere!

David James ya no puede no ver las cosas que ha visto.

James, que se debe a sus votantes, se presentó en el Vapor Spa y entró utilizando un nombre falso. Y claro, el shock: “¡Había gente teniendo sexo abiertamente por todas partes!“. Para cualquiera de nosotros eso es motivo más que suficiente para pedir el carnet de socio, pero para él no. Porque dice James que le supone un problema que haya un local que promociona comportamientos “obscenos“, aunque esos comportamientos obscenos evidentemente tengan lugar en un lugar cerrado y privado. Aunque James reconoce que no tiene un problema con el negocio en si mismo, sino con el hecho de que ese negocio esté en el sitio en el que está.

Pero ojo porque en realidad la cosa va más allá de un señor que ha visto a otros señores fornicando con otros señores. James tiene el valor de, como si esto fuera 1989, decir que según el CDC un 20% de los hombres que tienen sexo con otros hombres en Louisville han cogido una ITS y ha sido porque visitaban el Vapor Spa: “Tenemos problemas con las enfermedades de transmisión sexual que según el departamento de sanidad se originan aquí.

Te in-Teresa
#LoQueKaiga - Madonna a Eurovisión con un sobaco digno de Supervivientes

Eso es, ya ha enseñado la patita.

A todo esto el dueño de la sauna, George Stinson, ha salido a defender su negocio explicando que James lleva mucho tiempo intentando joderle la vida. El Vitality Spa forma parte de un complejo (que incluye un hotel, un salón de eventos y dos restaurantes) que Stinson está construyendo junto a su socio; cosa que aunque James niega parece que no le gusta demasiado y por eso lleva más de un año atacándoles diciendo que es un club sexual y que todo el que va a la sauna coge una ITS para que la gente se oponga y el resto de concejales vote en contra. Pero, como dice el propietario de la sauna: “¿Qué porcentaje de esos hombres también van a la Iglesia el domingo o han visitado un supermercado? Llevo dirigiendo negocios gays 40 años y a todos los han llamado clubs sexuales alguna vez. Nunca se detiene.

Fuente: WHAS11

  • RepeLust

    ¿Qué te esperabas, David?, ¿hombres haciendo macramé?. Tanta América y luego están en muchas cosas en el siglo XIX.