• El alcalde de Svetogorsk se indigna al ver unas piruletas con forma de pene en la panadería y sale corriendo a asegurar que en su ciudad no hay ni un homosexual. ¡Ni uno!

Sergey Davydov paseaba por la ciudad de la que es alcalde, Svetogorsk y se escandalizó al comprobar que en la panadería vendían piruletas con forma de pene.

Algo así

Y claro, se enfureció más que Manuela Trasobares en la sección de vasos del IKEA. Así que se fue a la tele o a la radio o a donde fuera para dejar clara una cosita: en su ciudad no hay (ni habrá) maricones: “No entrarán aquí, ni siquiera desde Occidente.

Da la casualidad de que Svetogorsk (que tiene unos 15.000 habitantes) es una ciudad que limita con Finlandia (que forma parte de la Unión Europea), así que para entrar en ella (desde cualquier lado) hace falta un permiso oficial. Así que es relativamente fácil para las autoridades controlar quién entra y sale de la ciudad. Por eso Davydov no tiene reparo en asegurar que en su ciudad no hay gays porque: “¿Has visto alguna vez un desfile gay en Svetogorsk?” Pues no, seguramente porque cuando alguien se atreve a montar una manifestación gay, lo detienen. Que es lo que le pasó a dos activistas LGTB que quisieron entrar a la ciudad poco después de que el alcalde dijera estas tonterías.

Svetogorsk. También conocida como “El culo del mundo”

Davydov se basó, por ejemplo, en el hecho de que en San Petersburgo, la ciudad más cercana a Svetogorsk, hay desfiles mariconciles cada dos por tres; pero en la suya no hay ninguno. Y además desafía a cualquiera a debatir con él sobre la presencia de homosexuales en su ciudad: “Enséñame a un gay y hablaremos sobre el tema. Hago esa oferta cada día, pero nadie viene nunca.” Que, de nuevo, tal vez sea porque a la que alguien vaya y le diga “soy gay“, lo mete en la cárcel.

Las redes sociales se han vuelto locas haciendo bromas sobre el pobre imbécil hombre y la oposición se le ha tirado encima diciendo que sus declaraciones son ridículas y que es literalmente imposible que sepa a ciencia cierta que no hay ningún homosexual entre los 15.000 habitantes de la ciudad (que ya te digo yo que sí los hay, aunque no puedan salir del armario). Pero eso no ha evitado que otras ciudades se sumen a la tontería de Davydov.

No sabemos a qué espera Matinée para montar un Circuit Festival en Svetogorsk.

Gennady Orlov, el jefe regional del distrito de Vyborg, ha dicho que apoya totalmente a Davydov, que en su distrito “No puede ni debe haber ninguna persona gay” y que “el que quiera ser gay que se vaya a Europa.” Y un ministro de la región, Vladimir Petrov, ha dicho que entiende perfectamente que en Svetogorsk no haya gays, y que se lo cree porque “eso es lo que ha dicho el alcalde, que es un coronel del Ejército Ruso. ¿Y en quién podemos confiar más en este país que en un oficial?

Así están las cosas en Rusia amiga. Y luego el que casi gana Eurovisión dice que en su país nos quieren mucho.

Fuente: Pink News

Deja tu comentario