• La Policía Municipal de Madrid ha inmovilizado el autobús transfóbico de HazteOir por incumplir la ordenanza de movilidad y publicidad.

El Ayuntamiento de Madrid ya había avisado: el autobús con el mensaje transfóbico de HazteOir no era bienvenido en la ciudad. Así que era cuestión de tiempo que pasara lo que ha pasado.

El Ayuntamiento ha ordenado a la policía municipal que inmovilizara el autobús, y así ha ocurrido, porque el consistorio considera que incumple las ordenanzas de movilidad y publicidad. Lo que no quita que, además, sea un autobús con un mensaje de odio punible según la ley LGTB de la Comunidad de Madrid.

El concejal de seguridad de Madrid, Javier Barbero, ha explicado que tras analizar la situación con los técnicos municipales se ha confirmado que el autobús infringe la ordenanza que “prohíbe los anuncios en cualquier tipo de vehículo o remolque, en circulación o estacionado, excepto la que se realice en los vehículos destinados a transporte público“. Así se confirma la intención del Ayuntamiento de sacar el autobús de las calles madrileñas lo antes posible.

Todos los partidos políticos han mostrado su rechazo al mensaje de odio que transmite el autobús. Cristina Cifuentes ha dado orden a la Abogacía General de la Comunidad para que investiguen si se ha vulnerado la Ley contra la discriminación LGTB (que ya te digo yo que sí, que se ha vulnerado), y ha enviado una carta a la delegación del gobierno solicitando que la Fiscalía haga lo mismo. El PSOE, por su parte, ha exigido que la Fiscalía prohíba la circulación del autobús porque consideran que ataca a los menores trans con un claro mensaje de odio.

Te In-TERELU:  India revisará la ley colonial que penaliza la homosexualidad

Queda por ver qué pasará cuando el autobús del odio siga (o no) su recorrido por otras ciudades españolas. En Valencia ya hay convocada una concentración de repulsa para mañana frente las Corts Valencianes; en Barcelona el Ayuntamiento ya ha avisado de que el autobús no es bienvenido y actuará en consecuencia. Hospitalet y Sant Cugat se han manifestado en el mismo sentido. La Generalitat ya ha dicho que denunciará el autobús frente a la Fiscalía de Delitos de Odio si aparece por las carreteras catalanas y el Síndic de Greuges ya ha abierto una investigación.

Ahora, por supuesto, vete preparando para los llantos y los lloros de los de HazteOir que van a ponerse como fieras porque pobrecitos ellos, heterosexuales perseguidos, que no pueden “expresar” su “opinión“.

Fuente: El País