• Dos de los tres acusados han sido condenados a tres meses de cárcel por “desórdenes públicos” en la universidad.

Domingo Neira, que por cierto, ya está jubilado, es uno de esos señores que hace que te plantees seriamente si la Universidad es un lugar de transmisión de cultura y conocimiento o si ser catedrático es garantía de algo.  No es la primera vez que hablamos en esta página de este profesor, que fue conocido en la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) por adornar sus clases con perlas homófobas de todo tipo, como que la homosexualidad es contagiosa o que si eres gay careces de hombría y por lo tanto no te puedes dedicar a la educación.

Este tipo de ataques sin sentido no hacían gracia a sus alumnos y después de ver que la respuesta de la USC a sus protestas fue una sanción muy leve al docente, algunos de ellos organizaron una protesta al final de una de sus clases, que fue la excusa que usaron la vicedecana del centro y la Secretaria General de la universidad para denunciar a los estudiantes, acusándolos de protagonizar desórdenes públicos.

¡Movidón en la aulas! Ah, no, que sólo son unos chavales con unas banderas

En octubre os contamos que se había celebrado el juicio, por el que los tres acusados se enfrentaban hasta a cinco meses de cárcel. Ahora hemos conocido que se ha publicado la sentencia, según la cual dos de los estudiantes, Antia y Mario, han sido condenados a tres meses de prisión mientras que el tercero, Atanes, ha sido absuelto. Muchas  veces se había pedido a la Universidad que retirara los cargos, y en lugar de ello decidieron mantener su actitud corporativista hasta el final y dejar que se celebrara el juicio.

Te in-Teresa
El FBI detiene a Martin Shkreli

Antia recuerda en todo momento que la protesta fue pacífica y que fue la forma que tenían unos estudiantes sin recursos de llamar la atención frente a lo que estaba ocurriendo, comparándolo con el caso de HazteOír que puede permitirse alquilar un autobús para pasear por ahí su mensaje de odio.

En la página que han abierto en Facebook para exponer su caso Antia y Mario anuncian que ya han recurrido la sentencia y que además de injusta la consideran que es una forma ejemplificante de castigar a los que como ellos se movilizan por sus derechos y piden una enseñanza pública y de calidad que no sea patriarcal.  Y luego, caris, nos intentarán convencer de que la justicia es la misma para todos.

Fuente: Eldiario.es

Deja tu comentario