Cuando de pequeño me ponía enfermo y me quedaba en casa varios días sin ir al colegio me pasaba las mañanas y las tardes pegado al Beta (y luego al VHS) viendo películas que alguien en mi familia había grabado en la tele o que, probablemente, habían sido recuperadas de un contenedor.

Porque la cantidad de películas malas (pero malísimas) que me tragué en aquella época no tiene nombre.

Con el tiempo descubrí que muchas de esas películas eran de lo que se denominaba “serie b”. Es decir: películas de bajo presupuesto cuya función era, básicamente, entretener al público -aunque las tramas no tuvieran sentido y los efectos fueran lo más cutre posibles- y hacer algo de dinero para que los estudios pudieran estrenar películas de serie A. O, directamente, hacer negocio sólo con películas de serie B.

Para que quede claro: las películas de Asylum son lo que hoy se denomina Serie B.

Pero esa serie b actual ha caído en la autoparodia constante y se ha perdido el encanto de esas películas cutres a más no poder que a pesar de ser conscientes de sus limitaciones estaban hechas con cariño, seriedad, muchas ganas de entretener y divertir y (en cierta manera) olvidándose de que eran malas y baratas. Los actores, por ejemplo, no se ruborizaban al decir que el arma que empuñaban era capaz de hacer estallar un edificio aunque fuera evidente que era un trozo de plástico mal recortado.

Buenas tetas y boca cerrada. Lo que toda una buena actriz debe tener.

 

Precisamente eso, esa serie b bien entendida, es lo que ofrece “SERIE B“, la nueva película de Richard Vogue. ¿Y quién es Richard Vogue? Director de películas como “No me toques el pito que me irrito” o “Sueca bisexual necesita semental“. Para más señas: es el alter ego de Ricard Reguant.

Te in-Teresa
La primera escena de sexo gay en la TV de Brasil, en una telenovela

Reguant se ha unido a un grupo de descerebrados (tanto en el equipo técnico como artístico) para presentar un homenaje a todo ese cine de Lucio Fulci, Dario Argento y Paul Naschy; una película divertida (divertidísima), autoconsciente (que no autoparódica) y llena de homenajes y momentos surreales que harán que (si entras en el juego) te caigas de la butaca de la risa.

[youtube_sc url=”http://youtu.be/4mbw-xAjpyo”]

Desde los títulos de crédito, con una canción Bondiana interpretada por Gisela, hasta el inesperado (por absurdo, sorprendente y divertido) desenlace la película es una sucesión de momentos absolutamente hilarantes.

[youtube_sc url=”http://youtu.be/eoWbajmpgNE”]

Manuel Zarzo interpreta a Willie Molina, un viejo actor de gran éxito que vuelve a España y vive un merecido retiro en una gran mansión donde practica su afición favorita: la caza. Una tarde, de forma casual, se encuentra por el bosque a dos jóvenes chicas (Marta Simonet y Sonia Monroy) a las que invita a pasar el fin de semana. Pero las chicas, además de un poco frescas, esconden un pequeño secreto y en breve lo que parecía iba a ser un fin de semana de risas, tetas y jabalís asados se convierte en una cacería humana.

La gran baza de “SERIE B” es su total falta de pretensiones y el tremendo buen rato que te hace pasar. Parte del equipo técnico y artístico presentes en la proyección nos animaron a volvernos locos durante la proyección, a gritar a la pantalla, a insultar a los personajes y a soltar todas las burradas que se nos ocurrieran. Porque “SERIE B” se presta a ello. Los personajes actúan sin lógica, las situaciones son cada vez más rocambolescas y absurdas y a veces rozan lo ridículo. Vamos, como en una peli de Roland Emmerich. Pero en este caso eran conscientes de lo que querían conseguir (la misma sensación que cuando veías “Elvira: Mistress of the Dark” y de repente la chica de vanguardia que tiene retaguardia asesinaba a un cura zombie con la única arma que tenía disponible: el tacón de su zapato) y lo han conseguido con creces.

Te in-Teresa
#alertaSPOILER: Looking se pone guarra

[youtube_sc url=”http://youtu.be/pOrkFV2w6Fk”]

Aunque al final de la cinta la sensación que se te queda es de que podrían haber sido aún más bestias, tanto en sangres, vísceras como en momentos absurdos que rozan ligeramente la parodia a lo Zuckers/Abrahams pero que se mantiene fiel al espírituo que evoca toda la película. Además la enorme presencia de Manuel Zarzo y el buen trabajo de Roger Pera, Cata Munar, Marta Simonet y una sorprendente Sonia Monroy hacen que la disfrutes y te rías. Con y de la película.

Así que ya sabes: si tienes la suerte de poder asistir a un pase ¡no te lo pienses! Y prepárate para rememorar los buenos tiempos en los que ir al cine (o poner un VHS) era un simple pasatiempo con el que reírte y ver algo de carne y sangre.

[youtube_sc url=”http://youtu.be/G5VG8G7hojk”]

Deja tu comentario