Cuando ayer terminó la primera semifinal de Eurovisión, en la que Rusia evidentemente se clasificó para la final, los ganadores pasaron por la sala de prensa para contestar a las preguntas de los periodistas. Y cuando le tocó el turno a Sergey Lazarev, la musculoca rusa, un periodista ucraniano (…) le realizó la siguiente pregunta:

Sergei, eres un gran favorito para ganar, y una parte muy grande de la competición es la comunidad LGTB. ¿Será seguro para las personas gays y lesbianas ir a Rusia el año que viene?

gJXXHcg¿Y cómo contesto yo a eso, Señor?

No sabemos qué periodista ucraniano fue, pero gracias por hacer la pregunta que todo el mundo se está haciendo. Cuenta Robin Holley del Gaytimes que inmediatamente después de hacer la pregunta hubo algunos vítores y aplausos por parte de casi todos los periodistas en la sala… y un holandés que le abucheó. Pero Sergey respondió igual y dijo lo siguiente:

Puedo decirte que mucho de lo que se dice o se rumorea sobre los problemas LGTB en Rusia son cosas que se dicen y rumores. La vida gay existe en Rusia, no es un secreto, creo. Somos un país moderno, y todas nuestras ciudades tienen vida gay y discotecas gays… ¡Puedes mirarlo en Google! Pero creo que si Eurovisión fuera a Rusia, creo que apoyaríamos mucho a la comunidad gay y también creo que tendrías que venir a Rusia y verlo. Fuimos anfitriones de los juegos Olímpicos de Sochi y fue fantástico, y vino mucha gente diferente a Rusia, de diferentes nacionalidades y orientaciones sexuales y se lo pasaron muy bien. Disfrutaron y no hubo ningún problema. Fuimos anfitriones de Eurovision en 2009 y también fue bueno, y todo el que vino se lo pasó bien y seguro que eso pasaría otra vez si ganara Rusia. Todos los rusos aman Eurovisión y de verdad queremos organizarlo, y haremos lo mejor para nuestros invitados, eso seguro. Puedes sentirte seguro en nuestro país.

Sergey, antes de nada, una cosa. No todo el mundo se lo pasó bien en Rusia.

1242629333_850215_0000000000_sumario_normal

Dicho esto, voy a hacer un poco de abogado del diablo. Hace unos años (curiosamente el fin de semana en que Loreen ganó Eurovisión) yo fui a pasar unos días a Moscú. Y lo primero que hice cuando llegué al hotel fue abrir Grindr. Durante cuatro días me paseé por donde me dio la gana y cada vez que encontraba wifi buscaba rusos buenorros (para nada, porque no tenía tiempo de follar); pero me explicaron que los jardines alrededor del Kremlin son una conocida zona de cruising y me recomendaron a qué discotecas gays podía ir si me apetecía salir por la noche.

Así que sí, hay vida gay en Moscú. Y hay discotecas gays. Pero también hay grupos organizados que engañan a homosexuales en las redes sociales para retenerlos y torturarlos, grabándolo en vídeo y subiéndolo a internet sin que el gobierno haga nada. El mismo gobierno que aprueba una legislación que prohíbe hacer “propaganda homosexual” a menores de edad, pero que en la práctica utiliza esa ley para institucionalizar la homofobia.

Te in-Teresa
#Debate: ¿Deben los seropositivos desvelar su estado al tener relaciones sexuales?

20130908_homofobia_de_estado_en_rusia

Rusia es un país moderno, para lo que quiere. Porque sí, mucho cochazo, mucho iPhone y mucha conexión a internet; pero la sociedad rusa es una de las más cerradas que te puedes echar a la cara. A Rusia el resto del mundo le da igual, porque no lo necesitan. No les importa que vayas a visitarles en plan turista porque gran parte del turismo que tienen en la propia Moscú es de rusos de otras partes del país (un país gigantesco); de ahí que en el McDonald’s de la Plaza Roja (sí, hay uno) no hablen inglés. ¿Para qué?

Cuando saltó la polémica sobre la ley de la propoganda gay yo remé bastante contra corriente porque no me quise sumar a la histeria colectiva que se desató en todas las webs que decían que había que boicotear a Rusia. Primero porque muchos querían dejar de comprar Absolut, que es un vodka sueco. No, en serio, primero porque algunas de las informaciones que se publicaron esos días no estaban contrastadas. Y segundo (y más importante) porque un boicot a Rusia es inútil. Rusia es una potencia en si misma.

133108-600-338

El problema de Lazarev es que quiere vender una imagen de Rusia que no es real. Rusia no es un país moderno, es un país intolerante y que vulnera los derechos humanos. Sí que hubo problemas con la comunidad LGTB durante los JJ.OO. de Sochi, como explica la Human Rights Campaign y no, no es seguro para los gays ir a Rusia. O más concretamente: no es seguro para el conjunto de los gays ir a Rusia. Tú puedes ir, nadie te va a hacer nada si no pareces gays. Pero a la que tengas el pelo de color (como le pasó al cantante israelí Hovi Star) o vayas con dos amigos y sueltes un poco de pluma, tendrás un problema. No te pegarán y subirán el vídeo a Youtube, pero serán hostiles contigo.

1867817

Robin Holley, el cronista del Gaytimes en Eurovisión, explica por ejemplo que llegado el caso él no se sentiría cómodo caminando por las calles de la ciudad rusa en la que se celebre esa hipotética final del festival con una acreditación de prensa en la que pone “GAYTIMES”. Y también explica por qué el periodista holandés abucheó al que hizo la pregunta y le espetó: “Debería darte vergüenza preguntar eso“. El holandés, que se escondió entre la multitud y no dejó que Holley viera de qué medio era, explicó después que la pregunta le molestó porque “Esto no es sólo una competición gay. A lo mejor estaba un poco frustrado y no tendría que haber reaccionado así, pero estoy harto de ese sentimiento. No creo que esa pregunta fuera legítima. No me gusta, porque no creo que haya un motivo para hacerla, es algo que no se ha preguntado a otros países salvo a Rusia.

Te in-Teresa
Todos contra Samantha Hudson (Y los colectivos LGTB pasan de todo)

Y ahí, evidentemente, le tengo que dar la razón al holandés. Soy el primero que aplaude que el ucraniano preguntara eso a Sergey, pero aplaudiría más si también se lo preguntara a los representantes de los países tradicionalmente homófobos. Hace no mucho os contábamos que gran parte de los médicos de Bulgaria, Letonia, Hungría o Rumanía (entre otros) creen que la homosexualidad es una enfermedad. ¿Por qué no le hacemos esa pregunta a Francesca Michielin, cuyo país -Italia- también tiene un alto grado de homofobia? 

omofobia-copertina-espresso

Porque por algún motivo en el imaginario colectivo hemos decidido que lo de Rusia y su ley anti-gay es más grave; cuando en realidad es sólo un síntoma de un problema social que también existe en muchos otros países (lo que pasa es que Rusia es el único que puede permitirse legislar así, porque no depende de la Comunidad Económica Europa -entre otros muchos motivos-).

Algunos dicen que estos temas deberían quedar fuera de la competición. Que Eurovisión no es y no debería ser nunca un concurso político. Y tienen razón. Y no digáis ahora que “todo es política” porque que un país vote a su vecino no es política, es proximidad cultural. El problema es que no estamos hablando de política cuando hablamos de derechos LGTB, no es una opinión, no es una forma de ver la sociedad. Son derechos humanos. Y tal vez deberíamos empezar a preguntar a la UER si no queremos un Eurovisión que se comprometa a respetar los Derechos Humanos.

Pero esa pregunta no quiere hacerla nadie. Porque nosotros vamos a seguir viendo el festival y Rusia va a seguir participando y la UER va a seguir haciéndose la tonta y tapando los abucheos en directo. Y si te molesta que Sergey gane y el Festival vaya a Rusia, acuérdate de molestarte también por la posibilidad de que gane Italia, Rumanía, Ucrania o cualquier otro país en el que estás igual de mal visto. O eso o ignoramos el tema.

Complicado ¿eh?

¿Lloras? Pues aun vas a llorar más

De todas formas, hay que tener memoria para todo. El que ganó el año pasado, cuyo nombre no me apetece mirar cómo se escribe correctamente, os recuerdo que dijo que ser gay era una “abominación”. Pero como luego su discográfica le hizo una magnífica campaña de lavado de imagen y hasta concedió una entrevista a nuestros amigos de la Shangay (que no le hicieron fotos en la Sauna Paraíso, shame on you) pues no pasa nada. ¿No?

medium_qf3-SaNo7kq7IFa-yVTxATsucK9G47n9YRtZcMPviGECon esta sonrisa le perdonáis cualquier cosa. Así nos va.

En cualquier caso, en algo hay que darle la razón a Sergey. Hay vida gay en Rusia. Concretamente, hay vida gay en la señora que estaba sentada a su lado durante la rueda de prensa.

sergey-lazarev-eurovision

 

Y luego tienen los huevos de escandalizarse porque ganara Conchita Wurst.

768full-sergey-lazarev

  • Antonio J He Es

    (aplauso)

  • Erick de Grecia

    No es justo comparar a Italia con otros países………..

    • Hidroboy

      ¿Por qué no? Hace poco un estudio de la Unión Europea dejó claro que en Italia gran parte de los funcionarios públicos (médicos, policías, enfermeras, bomberos…) creen que la homosexualidad es una enfermedad. Y estaban al mismo nivel que otros países como Hungría, Rumanía o Polonia. La sociedad italiana, aunque no comparta rasgos culturales con esos países, es tradicionalmente católica y, por lo tanto, homófoba.

      • Raf Martini

        No es justo porque la pregunta es “¿Será seguro para las personas gays y lesbianas ir a Rusia el año que viene?” y si se preguntara sobre Italia, la respuesta sería sí con toda seguridad y nadie dudaría de que es cierto ni habría un artículo como este. El periodista de Gaytimes no va a pasar miedo por caminar por la calles de Roma o Milán con su acreditación. En varias ciudades italianas no sólo se celebran orgullos sino que no hay incidentes ni violencia generalizada por parte de grupos contrarios en los desfiles/manifestaciones. No hay tampoco grupos organizados que engañen a homosexuales por internet para agredirlos y humillarlos. Y si eso ocurriera, el gobierno sí pondría medios para combatirlo y no miraría hacia otro lado, un gobierno que acaba de aprobar por fin la unión civil entre personas del mismo sexo (que ya sé que no es una equiparación al matrimonio, pero que es sin duda un gran paso para ese país y está a años luz de distancia de la situación en Rusia). La homofobia no es o blanco o negro. Si hay gente homófoba, peor para ellos. Pero yo sí me siento seguro en Italia y no me sentiría igual de seguro en Rusia. La misma pregunta, por esa regla de tres, se podría hacer a Barei con las cifras de agresiones en Madrid en lo que llevamos de año y tampoco sería justo.

  • Alberto_g

    Dices que no digamos que todo es política pero es que si que es todo política. Incluyendo los DDHH que están lejos de ser algo universal y por defecto. Por lo demás está muy bien la mención a los paises del este (y no tan al este) en general porque esto va mas allá que Rusia.
    Ahora bien, la importancia de Rusia es su influencia en esos mismos paises. Muchas leyes que aprobaron después estaban inspiradas en la ley homófoba rusa.

    • Hidroboy

      Pero es que no es todo política. Sólo hace falta mirar los ganadores de los últimos 10 años y luego pararse a pensar si relamente hay un beneficio político al organizar el festival. ¿Sirve realmente para promocionar un país? ¿Una ciudad? El 75% de la gente que lo verá el sábado no tiene ni idea de que ganó Suecia.
      Lo que hay es proximidad cultural. Si nosotros nos lleváramos mejor con portugueses o franceses (no sólo en cuestión de relación sino teniendo rasgos culturales en común) también votaríamos recíprocamente. Lo que pasa es que durante una época hubo un problema con la forma en que se emitían los votos y los países del este se repartían el festival año tras año; y por eso la UER cambió la votación para evitarlo. Suecia, Noruega, Austria, Alemania, Rusia, Azerbaiyán… Ha habido mucha variedad en los países que han ganado el festival; y muy pocas de esas veces los ganadores no eran merecidos. Lo que pasa que es más fácil decir “es política” que reconocer que en este país no se valora lo suficiente el festival (y la cultura en general) como para ganarlo.

      • Alberto_g

        Me refería a que todo es política en temas de derechos y tal, no de los votos del festival, de los que no se absolutamente nada.

        • Hidroboy

          Ah claro, en eso sí. Precisamente eso es lo que digo en el artículo: o realmente dejamos TODA la política a un lado y nos centramos en la música o al final Eurovisión se queda vacía.