En uno de los últimos programas de radio de #EBFM nos llegó un mensaje de un chico que decía que dejáramos de hablar del VIH que era un tema muy aburrido y la gente ya sabe todo lo que tiene que saber. Nos cabreamos tanto en pleno directo que llamamos a ese chico y por lo visto nos equivocamos y llamamos a una señora que estaba durmiendo. Por desgracia no podéis escuchar ese programa porque el técnico lo borró sin querer.

Laughing-Then-Crying-Gif-Tumblr-08

Hablar del VIH es muy importante. Y para hacerlo no hace falta ponerse coñazo. Fíjate que a veces ni siquiera hacer falta hablar, sólo hace falta hacer cosas. Y eso es lo que hizo el Príncipe Harry hace un par de semanas cuando retransmitió en directo por Facebook cómo se hacía una prueba rápida del VIH.

Harry lleva ya varios meses retomando el trabajo contra el SIDA que su madre no pudo continuar y una de las formas en las que decidió hacer algo fue precisamente haciéndose la prueba. Y ha funcionado: la ONG Terrence Higgins Trust en Reino Unido ha informado de que las demandas para participar en la prueba piloto de sus autotests del VIH en un 500% tras la aparición de Harry comprobando su estado serológico en las redes sociales.

Winning-GIF

El kit que utilizan en la Terrence Higgins es el test BioSure, un kit que te permite extraer tu propia muestra de sangre y que te da el resultado en 15 minutos. Ese kit se había estado promocionando como parte de una prueba piloto en redes sociales (de una forma similiar a cómo se ha utilizado Grindr en una campaña en Los Ángeles) pero desde la emisión de la prueba de Harry las demandas para participar en la prueba se han quintuplicado y ya se han repartido 4.750 kits de autotest del VIH.

Te in-Teresa
Un estudio demuestra que la PrEP funciona a tope tras una semana de tratamiento

biosure-product-image_large

Una de las grandes ventajas de este tipo de pruebas (las que te haces tú mismo en casa) es que consiguen llegar a ciertos sectores de la población que normalmente no se hacen la prueba. En el caso de Los Ángeles te explicábamos que la campaña estaba dirigida sobre todo a los hombres negros y latinos porque son las dos comunidades que más dificultades tienen para acceder al sistema sanitario; y en el caso de la prueba piloto del THT el caso era el mismo y los resultados de las encuestas que se hacían pre y post entrega del kit es muy similar: una de cada cinco personas nunca se había hecho la prueba y un 38% hacía más de un año que no se la hacían.

El kit de BioSure tiene un coste de unas 30 libras, aunque a los participantes en el estudio se les ofrece de forma gratuita. Con los datos recopilados la THT quiere entender la mejor forma de implementar este tipo de pruebas y, sobre todo, determinar si es algo que puede ponerse a disposición del público de forma masiva y de una forma sostenible.

Fuente | PinkNews

 

  • Raf Martini

    También tiene una parte negativa, creo yo, y es la falta de apoyo psicológico, orientación y asesoramiento instantáneo en caso de que el resultado sea positivo. ¿Cómo podemos reaccionar cada uno si nos enteramos de que somos seropositivos estando solos en nuestra casa? Por otra parte, *creo* que en el Reino Unido el resultado es confidencial pero no anónimo, al menos donde me la solía hacer yo. Es decir, sí consta mi nombre junto al resultado, pero mi médico no es informado si yo no quiero. Bueno, esto era así en… ¿2011? Creo que ha sido la última prueba que me hice allí.

    • Hidroboy

      Es verdad que hacerte la prueba en casa te expone a que si da positivo no haya un apoyo por parte de nadie. Pero también es verdad que hay mucha gente que tiene asumida la realidad en la que se mueve y lo que hace, y si la prueba sale positivo no necesitará tanto apoyo como otros. Además los autotests siempre aclaran que si da positivo has de ir al médico porque puede tratarse de un falso positivo (aunque por probabilidades es muy difícil que eso pase).

      Con lo del anónimo/confidencial ahora mismo me pillas un poco despistado. Creo que hemos hablado sobre ese tema (los registros de personas seropositivas) alguna vez en la web. Los resultados siempre son confidenciales, pero es verdad que no siempre son anónimos por los registros de personas seropositivas que hay en algunos países. De hecho ahora no recuerdo si en España, por ejemplo, existe esa lista.

      • Raf Martini

        Por un lado, qué duda cabe, cuanta más gente se haga la prueba, mejor. Y cuanto más accesible, fácil e íntima esa prueba sea, más gente se la hará. Ese es el gran pro de esta opción de hacértela en casa.

        Por otro, se me ocurren aún más contras. Primero, si no me equivoco, sería la primera prueba de una enfermedad vírica crónica para hacerte en tu propia casa, ¿no? Es decir, no es un test de embarazo sino algo que necesita control y seguimiento para asegurar la mayor calidad de vida del paciente además de evitar la propagación. Segundo, no es sólo el apoyo post-resultado en caso de ser positivo, sino también el asesoramiento que recibes antes del análisis (muy útil sobretodo si es la primera vez que te lo haces). Al menos donde yo me he hecho las pruebas siempre (en ese centro confidencial en Inglaterra, en una asociación en Alemania donde sí es 100% anónima y en dos médicos de cabecera en Alemania donde obviamente no era anónima -nunca en España) siempre ha habido antes unos minutos de conversación y explicaciones sobre la prueba además de aclaración de dudas que pudieras tener, algo muy útil para seguir “renovando” conocimientos. Y tercero, incluso en la asociación donde la prueba sí es anónima, siempre rellenas un formulario (o contestas a las preguntas del médico) sobre edad, sexo, conocimientos básicos y hábitos sexuales. Esos resultados se utilizan luego para realizar estudios y combatir mejor la enfermedad. Con una prueba en casa, todo esto se pierde. Pero claro, si se consigue que más gente se la haga… Al final no sé qué compensa qué.

      • Roberto

        Detalle, el Vih es una enfermedad de declaración obligatoria, es decir, la administración sanitaria tiene un listado de los casos de infecciones por Vih. El asunto es quien tiene acceso a ese listado….y no siempre se actúa bien….ah, es un mito aquel que dice que cualquier funcionario del sistema sanitario pueda acceder al historial clínico de cualquier paciente y saber si fulanito o menganito tiene el Vih o no..la información sensible sólo puede acceder un médico y queda constancia para en caso de una mala praxis se tomen las medidas oportunas.