• Tras rechazar cambiar a su representante o participar vía satélite, Rusia anuncia que se retira del Festival de Eurovisión de este año. Uf, qué pena.

Cuando hace unas semanas se empezó a hablar de los problemas entre Ucrania (que organiza el Festival de Eurovisión este año) y Rusia a costa de la representante rusa, Yulia Samoylova, hubo muchos que ya sabían que iba a acabar pasando lo que ha pasado.

Recordarás que Ucrania avisó a Rusia de que Samoylova tenía prohibida la entrada en el país porque en 2013 participó en un concurso en la Crimea anexionada y, según las leyes del país, si volvía tendría que ser detenida. Rusia puso el grito en el cielo y la UER, en lugar de decirle a Rusia que por muy happy-flower que sea Eurovisión hay que respetar las leyes de los países anfitriones, empezó a montarse historias para que Rusia participara.

A Rusia se le han dado un montón de opciones, desde cambiar al representante pero enviar la misma canción (que, por cierto, es espantosa), hasta participar vía satélite desde un plató del Channel One. Incluso amenazaron a Ucrania con que si no dejaba que la rusa entrara en el país les iban a vetar en el Festival del año que viene. El mismo presidente de Ucrania dijo que ellos están encantados con que Rusia participe, pero que Samoylova no podía entrar en el país. Y a muchos Eurofans no se les escapaba la idea de que Rusia, que está cabreada porque 1944 (la canción con la que ganó Jamala el año pasado) tenía contenido político contra ellos, estaba buscando la forma de no participar en el Festival sin que pareciera que iban de guays y que en el fondo eran las víctimas.

Pues al final lo han conseguido. El Channel One ha emitido un comunicado diciendo que Rusia no participará este año en Eurovisión porque “la transmisión vía satélite discrimina a la participante rusa y va en contra de las normas del concurso“. Además dicen que ni siquiera se plantean la idea de sustituir a Samoylova, de la que ya han dicho que será su representante en el festival de 2018 se celebre donde se celebre. (Como vuelva a ganar Ucrania me va a dar la risa).

Samóylova pensando en la de macarrones que se va a comer cuando vaya a Italia en 2018

En la UER están cagados porque si el Channel One no emite el festival este año habrá un bajón considerable en la audiencia y en lugar de hacer lo que todo el mundo le exige que haga (criticar a Rusia por intentar imponer su autoridad sobre las leyes ucranianas) han condenado la decisión de las autoridades del país organizador por “imponer un veto a Yulia Samoylova” porque consideran que “socava la integridad y la naturaleza no política del festival de Eurovisión“.

Así, con dos cojones y un palito.

Desde esta web tenemos algo que decirle a Rusia:

Fuente | Eurovision-Spain

  • Aníbal

    No seré yo el que defienda a Rusia, pero la verdad es que toda esta historia la empezó Ucrania llevando a Eurovisión una canción con contenido político cuando no está permitido, y la UER por permitirlo. Toda esta historia es un cúmulo de despropósitos uno tras otro.

  • Jarana

    Pues mira, 2018 sin Ucrania ni Rusia sería algo precioso