Probablemente estés leyendo este artículo desde tu teléfono móvil y estés pensando en mirar un momento el Grindr a ver si te ha escrito alguien. O eres de esas (como yo) que en cuanto se mueve a una nueva localización abre la app. O que queda con los amigos y habláis 15 minutos hasta que todos encendéis el Grindr a ver qué pasa.

Ya lo decía McNamara: estás enganchada.

DepNw

El caso es que hay un señor muy inteligente, el psicólogo Greg Cason de Los Ángeles, que ha escrito un artículo para la revista Frontiers Media en la que habla de nuestra adicción al smartphone. Y explica, de forma muy sencilla, por qué a veces somos incapaces de soltarlo:

Tu teléfono es una máquina de adicción. Es como tener un casino en tu bolsillo con un montón de pequeñas máquinas tragaperras (apps) que continuamente reclaman tu atención con zumbidos, tonos y flashes. Entonces te recompensa por mirarlo con regalos en forma de mensajes, fotos o Me Gustas. Sólo le falta el sonido de las moneditas.

JesusSlotMachine

Para el Dr. Cason todo esto es culpa de algo llamado el Refuerzo de Intervalo Variable, que significa que a lo que realmente estás enganchado es a los regalos que te van llegando de forma intermintente. Como en las máquinas tragaperras. Así que cuanto más juegas más posibilidades hay de que te llegue un refuerzo positivo, por lo que más tiempo pasas enganchado.

Pero si hay un tipo de aplicaciones que se llevan al palma del chunguismo adictivo esas son, sin duda (para el doctor Cason, claro) las de ligoteo. Porque “a diferencia de máquinas tragaperras más genéricas como Facebook, Instagram o Snapchat, las aplicaciones de ligoteo te dan refuerzos impredecibles como woofs, desbloqueos de fotos o emparejamientos (y un montón de “Hey” y “¿Qué tal?”. Pero al contrario que las otras plataformas, esas aplicaciones giran alrededor un objetivo primario: el sexo. La excitación sexual resultante de mirar esas apps nos hacen sentir más poderosos, más alerta y más vivos. Y eso las convierte en las máquinas tragaperras más interesantes de tu casino.

Te In-TERELU:  Top2bottom: el juego de mesa marica definitivo
"Un momento, voy a mirar el Grindr"
Un momento, voy a mirar el Grindr

Básicamente: te pasas el día mirando Grindr probablemente no porque realmente esperes que surja algo de él sino por el gustito que sientes cuando alguien te envía un mensaje o te desbloquea unas fotos (independientemente de lo que te encuentres después). El simple “tirurú” de Grindr te hace sentir guay. Y eso, como decía Kylie, is a truth is a fact.

RECREACIÓN: Tú al ver el álbum que SilverDaddy87 te acaba de desbloquear
RECREACIÓN: Tú al ver el álbum que SilverDaddy87 te acaba de desbloquear

El bueno del Dr. Cason tiene incluso identificado ese momento en que eliminas (“por centésima vez”) las apps de ligoteo de tu teléfono, cosa que no te duele demasiado porque “sigues teniendo otras tragaperras con las que jugar: Snapchat, Instagram, Facebook, mensajes, Whatsapp, etc. Eso sin mencionar los juegos tipo Candy Crush que funcionan bajo los mismos principios.

¿Y cómo saber si estás realmente enganchada y necesitas buscar ayuda? Pues según Cason es el momento de empezar a darte cuenta de que tu teléfono está “hackeando tu cerebro” si, por ejemplo, te has peleado con tu pareja porque tú estás enviando mensajitos mientras te cuenta su vida o cuando tu jefe te echa la bronca por estar mirando el teléfono. Así que te propone 3 simples ejercicios para comprobarlo:

1.- Si estás conduciendo, guarda tu teléfono en la guantera. Y si vas de pasajero, llévalo en tu bolsillo y charla con el conductor.

2.- Deja tu teléfono en otra habitación cuando vayas a comer o si estás en un restaurante déjalo en el coche o donde sea ya estés solo o acompañado.

Te In-TERELU:  UBÍCATE, NENA: Grindr desactiva la distancia en los perfiles

3.- Apaga tu teléfono una hora antes de dormir y enciéndelo una hora después de levantarte.

Si eres incapaz de hacer eso, eres adicta a tu casino portátil. Si puedes hacerlo, aún tienes el control.

Tú si superas (o no) ese test
Tú si superas (o no) ese test

Nosotros, que te conocemos bien, vamos a proponerte otros 3 momentos para reflexionar y comprobar si estás enganchada específicamente al Grindr:

1.- Si estás en la sauna y pasas más rato buscando rabo en el móvil que en el jacuzzi.

Taylor_absurd_gif

2.- Si sales de fiesta y estás en la discoteca mirando la pantallita en lugar de estar ligando con seres humanos de verdad.

Gif27

3.- Si vas a comer a casa de tus padres y mientras tu padre te habla de Podemos tú sólo estás buscando un vecino al que comérsela.

Shame-on-you-GIFS

¡Así de fácil amiga!

Y ahora, reflexiona: ¿cómo va ese nivel de adicción?

  • Pickaname

    Además, Grindr también tiene animadores con perfiles falsos. Como en los chats.

  • Vuestro punto 2 a algunos no nos sirve porque al parecer somos invisibles fuera de una app.