Ariño defiende que la homosexualidad “es dolorosa” y hay que “resistirla”.

Finalmente, Philipe Ariño ha pronunciado su discurso en el que defiende que “los gays deben resistir sus pulsiones” en la Parroquia de Santa Anna en Barcelona, y lo ha hecho escoltado por los Mossos que han impedido que los manifestantes que protestaban por dicha conferencia pudieran acercarse al acto. Eso sí, cinco de ellos consiguieron colarse en los primeros minutos de la charla donde tras gritar “Basta de homofobia” han abandonado la sala donde se encontraban unas 200 personas que atendían al evento.

En declaraciones a eldiario.es, Eugeni Rodriguez, responsable del Observatori Contra la Homofobia denuncia que la policía le había citado durante la tarde para valorar las acciones que los manifestantes querían llevar a cabo, pero se ha negado a negociar ya que los Mossos habian montado todo el operativo sin hacer ninguna valoración. Asimismo, ha anunciado que el OHC se personará en el expediente que la Generalitat ha abierto contra los organizadores del acto.

Asimismo, Arnau Ramírez, secretario de la sección LGTBI del PSC ha acudido a la concentración para denunciar “cualquier vulneración de la ley” y ha asegurado que “no se va a dejar pasar ni una”.

Tras conocerse que la Generalitat iba a abrir un expediente para estudiar si la charla fuera sancionable por incitar al odio, el arzbobispo de Barcelona, Juan José Omella, envió una carta al Parlamento de Cataluña en la que aseguraba que “Siguiendo el ejemplo y las enseñanzas del Papa Francisco, respetamos a todas las personas, aunque eso no significa que tengamos que estar de acuerdo con todas las propuestas que se hacen desde las diferentes opciones sociales o éticas, lo que, no obstante, no impide estar abiertos al diálogo y a la comprensión”.

Desde aquí, le decimos al arzbobispo:

Mientras, los organizadores le dan las gracias a Dios

[divider]Fuentes: La Vanguardia, Eldiario.es e InfoCatólica[/divider]