Una pantomima es una obra derivada del arte del mimo y que consiste en representar una historia sin palabras ayudándose de gestos corporales.

Esto ya viene de los griegos que, como todas sabemos, lo inventaron todo, hasta la posición de coito a tergo (a cuatro patas, vaya).

También pantomima es sinónimo de farsa, una obra cómica donde todo es locura, designándose con este término, también, a una obra donde todo es chabacano, bullanguero y de dudoso gusto. Pantomima tiene también la acepción de broma en el peor sentido de la palabra.

En el mundo anglosajón, especialmente en Inglaterra,  pantomima (pantomime) se utiliza para designar toda obra para niños, que se representa especialmente en Navidad, donde se mezcla mimo, juegos, canciones, slapstick, disfraces, golosinas y otros entretenimientos para los más pequeños. Precisamente  los fabulosos Beatles titularon Pantomime a uno de sus famosos discos de Navidad, el de 1966.

Beatles_flexi_pantomime_0002-912x684

El espectáculo que Alberto Casado y Rober Bodegas estrenaron ayer en el Teatro Alfil de Madrid más bien hacen una recreación de ese tipo de espectáculo de circo, que mezclado con comedieta de bar, se basa en la alternancia del clásico payaso bromista vs. el payaso payaso serio. Así, Rober, el bromista (actor de gran humanidad y con barba), es sobre el que recaen la mayoría de las bromas, las censuras y las burlas de Alberto, el serio, el que da la réplica seria y madura al primero. Y, desde luego, nada tiene que ver con la primigenia acepción de pantomima de obra sin palabras, pues los actores no hacen sino hablar sin parar.

casado-bodegas
“Alberto, ¿no se nos estará esto de la pantomima yendo un poco lejos?”.

En un escenario negro, austero, con tan solo dos sillas, Rober Bodegas y Alberto Casado despliegan, en diferentes sketches, una serie de personajes que pululan por el escenario haciendo todo tipo de locuras, basándose tanto en la realidad actual como en la fantasía. Por ejemplo, hay un segmento que más bien parece una crítica a la realización de programas infantiles (se empieza con eso y da la tónica a todo el espectáculo), otro en el que Alberto hace de robot, un tercero en el cual Rober encarna a un futbolista putero, drogadicto y destroyer (en un especialmente afortunado segmento llamado Cracks que hicieron crack acompañado de un gracioso vídeo) y, en fin, todo un elenco de caracteres en unas historias algunas más afortunadas que otras, pero donde uno se lo pasa pipa y se ríe bastante. El espectáculo cuenta con un buen apoyo de luces, vídeos, músicas y voces en off que enriquecen la representación.

Te in-Teresa
Infamia: la deshonra de Oscar Wilde en Nave 73
Recortar Invitación Pamtomima full
Aunque no lo parezca, el delgado es el serio y el no tan delgado, el gracioso.

El que un teatro como el Alfil, sinónimo siempre de calidad y riesgo, recoja un espectáculo como este, hace que Pantomima Full se desmarque de otro tipo de obras cómicas que se pueden ver en teatros de la Gran Vía madrileña y que parece, más bien, que estén dirigidas a despedidas de solteras con pollas en la cabeza o a provincianos de fin de semana (no hard feelings, por favor, que yo no soy solo provinciano, peor que eso, ¡soy isleño!).

Los protagonistas de la función son estupendos actores, aunque reconocemos que le falta un poco de rodaje . También convendría, en opinión de este modesto crítico, pulir algunos elementos que no terminan de funcionar (por ejemplo, el dessfortunado chiste sobre la rumana o esas referencias a la violación de una chica, dos cosas de pésimo gusto y realmente lamentables). Eso sí, la representación acaba con una película de dibujos muy buena y simpática y que viene a recoger el buen momento inicial.

youtu.be/2u7QbUY5R5U

FICHA:
DIRECCIÓN, GUIÓN E INTERPRETACIÓN: Alberto Casado y Roger Bodegas

 

  • eseartetorero

    Aunque es cierto que se nota la falta de rodaje, “apuntan maneras” con la forma que tiene de desarrollarse la obra. Un final que enlaza excelentemente con su presentación inicial. Es cierto que tiene momentos algo salidos de tono y chirriantes, a no ser que dependa de a que publico desee dirigirse. Salen al paso en su conjunto y consiguen que salgas de la obra con una sonrisa.