Y no. No nos referimos a que te dejes empotrar hasta el fondo y que te lo metan todo. Nos referimos a este artilugio que sirve para… para… ¿Te acuerdas de Alien? Pues este fotograma te lo explicará todo:

Alien huevosUna imagen vale más que mil palabras

Efectivamente. El ovipositor es como un dildo al que hay que envolver en una capa de gelatina, que suponemos que actúa como lubricante, y entonces sólo hay que seguir estás sencillas instrucciones:

1. Coge el ovipositor

2. Báñalo en gelatina e introduce los huevos que necesitas por el extremo exterior

3. Introduce el ovipositor en el orificio que más te guste

4. Apriétalo

5. El huevo saldrá expulsado y se depositará en tu interior

Aquí una explicación práctica:

youtu.be/wkfFZnK5W9s

Ahora, lo que quieras hacer con semejante artilugio y donde quieras que te pongan los huevos es cosa tuya. Eso sí, te advertimos que en una entrevista a Vice su creador ha dicho que “Todo con moderación. No somos médicos y no vamos a comentar qué cosas son seguras hacer con nuestros cuerpo y cuáles no porque eso depende de cada persona. Puedo decir que lo he utilizado varias veces sin hacerme daño, pero cada honestamente, depende de cada persona conocer sus límites”.

Es decir, cuidadito con meterte una docena porque no eres una gallina. Claro que luego están las expertas en fisting a los que esto les parecerá un juego de niños. Eso sí, ya pensamos en el Ovipositor 2.0 que consistiría en que una vez depositado el huevo, este se abre y saldrían millones de pequeños penes que te harían cosquillas en tu interior.

Te in-Teresa
Pulsera Wank Band, carga la batería del móvil mientras te pajeas

Fuente | The Gaily Grind

  • albertito

    Y después imagino que los cagas, literalmente.