Se estrena en España la película de Barry Jenkins, ganadora de multitud de premios.

[divider]Culture Club | Cine y TV[/divider]

Estamos ante la película del momento, por dos razones sobre todo: está íntegramente interpretada por negros afroamericanos y por su supuesta trama homo. Los elogios han sido tantos que a la hora de enfrentarse a este filme uno tenía sus dudas. Y bien, ni es una obra maestra ni va a cambiar la vida de nadie. Moonlight es una película normalita, como debe de haber miles iguales.

Tú eliges: o rabo o piños. Te aseguro que con lo segundo saldrás perdiendo.

Y vaya por delante que me ha gustado, aunque con reservas pero me ha gustado, ¿eh? pero vendiéndola como la peli gay de la temporada, que si es como Brokeback Mountain etc… Pues no. Sexo 0, erotismo -1 y, en fin, si ponemos blancos en vez de negros y le quitamos la débil, debilísima, componente gay, pues nos sale una peli del montón de Antena 3.

El cartel de la película con tres momentos en la vida del personaje.

Decimos que la trama gay, que la hay, apenas condiciona la historia. Estamos hablando de la vida de un niño que tiene una infancia difícil y que, ya de mayor, se convierte en traficante de drogas de éxito. ¿Les suena el argumento? A quien haya visto la serie The Wire le sonará mucho (por poner un ejemplo), y es que esta peli no va sino de eso, de cómo salir adelante en un  mundo que se desmorona y si hay que vender droga, pues se vende.

Mira, peque, las esquinas son mías; tú confórmate con el centro comercial.

Sin embargo, el largometraje no carga las tintas  ni en lo afroamericano ni en lo homo ni en el asunto drogas, relatando las vidas de unos personajes que tienen preocupaciones y sentimientos “normales” como todo el mundo. Ya está, nada extraordinario. Realmente, ¿es necesaria otra película que habla de lo mismo?

Te in-Teresa
'Oblivion': y llegó el fin del mundo
Cojone, pensar que soy el que menos pinta maricón tengo de mi clase y el que recibe más palos.

Debe de ser la película “gay” menos militante que he visto en mi vida, (vale, tampoco he visto muchas…), pero considero que se ha perdido una buena oportunidad reivindicativa. La historia del joven homosexual incomprendido en un mundo hostil, rodeado de drogas y violencia se queda a medio gas…

Eso es, las manos donde yo pueda verlas.

Eso sí, la colección de canciones que se oyen en Moonlight es admirable: blues, jazz, soul, funk, disco y hasta rap de  hoy y de ayer se puede escuchar en esta película que, sin embargo, y que pese a pasajes bastante aburridos y un convencionalismo de libro, tiene buenos momentos, incluso brillantes, pero en la balanza, esa colección de escenas sublimes no pesa lo suficiente para que podamos dar a esta película el tratamiento de excelente: es un filme correcto, nada más. Y vale, negrazos impresionantes sí que hay y, en contrapartida, y como ya me habían avisado, no sale ni una persona blanca.

FICHA:
Moonlight. (Estados Unidos, 2016).
DIRECCIÓN: Barry Jenkins.
INTÉRPRETES: Trevante Rhodes, André Holland, Janelle Monáe, Ashton Sanders, Jharrel Jerome, Naomei Harris, Mahershala Ali.