(Me llamo) Sebastián es el proyecto musical de Sebastián Sotomayor, compositor y cantante chileno que se encuentra de gira en nuestro país con su Homeless Tour. Hablamos con él de su música, de arte y de activismo.

[divider]Showtime | Entrevistas[/divider]

Nos llama la atención que seas abiertamente homosexual en Chile. La imagen que tenemos en España es que se trata de un país altamente homófobo. ¿Cómo se vive allí la “no heterosexualidad”?

En Chile los derechos de las minorías y del colectivo LGTBI son una lucha constante. Todo el sistema y todas las estructuras están hechas para la gente que no es parte del coletivo, para la gente que hace “las cosas normales”.

Dicen de ti que tu es “pop emocional”. ¿Crees que es acertada esa definición?

Encasillarnos en categorías no hace bien a nadie. Pero esta categoría que me ha dado la prensa chilena de “pop emocional” tiene que ver con lo que se genera en los conciertos. Quizás yo trato de apelar al corazón de las personas, de ponerme vulnerable y creo cuando la gente siente eso cuando lo ve en directo.

Tus letras son poderosas a la vez que comprometidas. ¿Cuánto hay de biográfico en tus temas?

Todo. Todas mis canciones nacen de una historia que me sucedió a mi o a alguien cercano. Creo que las letras comprometidas pueden generar un cambio en las personas que las escuchan. Para mi no hay otra forma de hacerlo. Toda mi obra tiene que ver con las cosas que he podido vivir. ¿Desde dónde más podría hablar un artista? ¿Desde la racionalización de las cosas? ¿Desde la idealización? Creo que mi opción como artista es hablar desde la experiencia.

Te In-TERELU:  ENTREVISTA: DJ Suri, el DJ más deseado

Tu último video “Las Polillas” está “dedicado a los que siempre intentamos con todo el corazón, pero nunca es suficiente”. Te has incluido en la afirmación. ¿Es un mensaje de esperanza? ¿Lo políticamente correcto acaba con la diversidad?

La canción nace de la constante necesidad que tenemos de rendir y  tener éxito, ser suficiente para una pareja, para unos fans que te piden una foto… y uno a veces uno sólo está intentando hacerlo lo mejor que puede. Cuando hice la canción estaba un poco triste y me agotaba que la gente a de mi alrededor a la que quiero mucho no entendeiera que yo intentaba hacer lo mejor para ellos y lo mejor para mí. A veces en la vida nos puede pasar eso: que tenemos las mejores intenciones pero que a otra persona le parece que se hizo todo mal. Y eso se puede pasar a un ámbito político o intelectual donde uno no tenga que estar pendiente de las expectativas sino ser coherente con uno mismo.

sebastian

Para muchos, la imagen que transmites en tus vídeos se sale de “lo normativo”. ¿Crees que la normatividad se está apropiando del colectivo LGTB y haciendo que este pierda sus señas de identidad?

Sí, creo que la normatividad y el patriarcado se está comiendo a gran parte de la comunidad LGTBI que quiere imitar al sistema patriarcal. Más que sentirme parte de la comunidad LGTBI y todas esas letras yo me siento parte de la disidencia, de los marginados, de las personas que viven al margen del sistema tratando de encontrar sus códigos para amar y relacionarse. En Chile aún se está luchando por el matrimonio igualitario pero en mi corazón yo siento que no quiero ampararme en una institución que tiene en la génesis la unión de dos personas con hijos. Ese tipo de familia a mi no me itneresa tanto. Me parece una forma encubierta de defender el patriarcado. La verdadera lucha debería ser que las leyes amparen las formas de vivir que uno quiera desarrollar, no que uno se tenga que adaptar a las leyes.

Te In-TERELU:  Óscar Espírita: el término "marica" tiene una gran carga poética

El próximo día 29 finalizas tu conciertos en España actuando junto a Sef, otro artista comprometido con el mundo LGTB. ¿Consideras que el arte debe ser reivindicativo?

Dedicarse al arte es algo muy difícil y si uno decide dedicarse a esto lo más hermoso sería que lo hiciera por una razón profunda, por querer transmitir un mensaje. Uno debería inmolarse por ciertas causas. La misión que me autoimpuse fue la de abogar por unos derechos que en latinoamérica no existen, poder con mi música abrir algunas cabezas. El arte debe tener contenido, si no se transforma en un entretenimiento. Y no tengo nada contra el entretenimiento pero digamos que el arte siempre ha sido algo impulsado hacia la reflexión. Esa carga la desconocen muchos grupos. Si una banda decide no hablar de que en Chile no se pueden casar los homosexuales, están apoyando al sistema al no denunciarlo. Los artistas tenemos que ser comprometidos.

(Me llamo) Sebastián se despide con un beso a todos nuestros lectores y nosotros le damos otro aún más grande por haber accedido a esta entrevista. Y recuerda, puedes verlo este sábado 29 de octubre a las 21h en Función del Lenguaje (Madrid).