• Cuando Julián y su marido adoptaron a Martín, supo que si quería leer un libro que reflejara su modelo de familia tendría que escribirlo él mismo.

El argumento de Martín y la tarta de chocholate es bien sencillo: Martín es un niño que vive con sus dos padres y que un día decide hacer una tarta de chocolate para celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Después de algún episodio de pesadilla en la cocina, finalmente todo saldrá bien gracias a la ayuda de su papá, que le enseñará además algún truco de cocina.  Así de simple. Porque estamos hablando de un libro destinado a niños. Lo que pasa es que ¿cuántos libros de este tipo conocéis en los que aparezcan niños con dos padres?

gif-chocolate
A todo el mundo le gusta el chocolate … ¿Y las familias homoparentales?

Queda muy moderno decir que vivimos en un país en el que no tenemos de qué quejarnos porque los maricones podemos casarnos y adoptar niños la sociedad es muy diversa y conviven todo tipo de familias. Muy moderno y muy bonito, pero a la hora de la verdad el modelo que vemos en películas, series y libros es siempre el mismo. Hace apenas unos días unos señores se volvieron completamente creisi porque en un anuncio de televisión salía una familia como la de Martín forrando los libros de texto y eso ellos no lo podían ver. Ahora imaginad cómo se podrían poner esos mismos señores si se encuentran con un ejemplar de este libro en esos mismos grandes almacenes del anuncio (donde, por cierto, se puede comprar esta historia)

Martín existe en la vida real, igual que existen sus padres, que son también los protagonistas del libro. Es realmente muy difícil encontrar cuentos de este estilo, y mucho más en español. Seguramente recordaréis aquella historia de los pingüinos cuquis del zoo de Nueva York que adoptaron un huevo, una historia muy bonita pero que no habla de cómo es realmente una familia homoparental formada por humanos.

Sí, esta es una historia basada en hechos reales de las que nos gustan, pero aún nos gusta mucho más cómo se llegó a publicar. Cuando Julián, el autor del libro y padre de Martín, estaba iniciando junto con su marido el proceso de adoptar a Martín se dio cuenta de que no había libros en el mercado que hablaran de su modelo de familia y que tendría que escribir él mismo su propio cuento. Después de varios contactos frustrados con diferentes editoriales parecía que la mejor solución iba a pasar por la autoedición mediante el crowdfounding.

Seguramente recordáis aquella exposición de carteles que hicieron en Sevilla para celebrar el Orgullo este pasado verano. Unas fotos preciosas, pero que no gustaron a todo el mundo al mismo tipo de gente a la que no le gusta ver una pareja de padres forrando los libros de su hijo en un anuncio. Una de estas fotos era la de Martín en brazos de uno de sus padres. Un periodista quiso conocer qué había detrás de esa imagen y de este modo la historia de Julián, su marido y su hijo se hizo más conocida y llegó a oídos de la editorial que finalmente aceptó publicar la historia.

Te in-Teresa
“El hielo de mis venas”: explorando la homofobia en primera persona

martin-familia-sevilla

Así que ya véis, amigas: finalmente, la pataleta homófoba de unos cuantos señores a los que no les parecía bien ver la foto de Martín con uno de sus padres es la que indirectamente ha hecho posible que ahora todos podamos disfrutar de este cuento y de las ilustraciones de Carles Ponsí.

martin-y-la-tarta-de-chocolate

Esperamos que realmente lo puedan disfrutar muchas familias de todo tipo y que esté en todas partes, empezando en muchas bibliotecas escolares, donde buena falta hace. En el libro se incluye, además, un pequeño apéndice para que los adultos que lean el libro con sus hijos, o con sus alumnos, para hablar, además de la diversidad familiar, de la diversidad funcional.