Manel Navarro elegido representante de España en Eurovisión 2017 en un espectáculo televisivo que dio mucha vergüenza.

[divider]Culture Club | Música[/divider]

No entendemos nada de lo sucedido en Objetivo Eurovisión este año. Y cuando decimos nada, es nada. Ni la elección de Manel Navarro, ni el guion del programa (si es que lo hubo), ni el extraño empate final, ni las acusaciones de tongo del público…  Bueno,  eso sí lo entendemos. Porque es cierto que TVE hace lo que quiere con el concurso,  pero este año ha sido todo tan descarado que han caído en el mayor de los ridículos. De entre todas las cosas que vimos durante la gala, destacamos estas doce:

1. La elección de Manel Navarro

Está claro que Do it for your lover no era la favorita del público que apostaba por otras propuestas más “eurovisivas”, entendiendo por eurovisivas a divas con ventilador y melena al viento. Quizás el problema sea “el tipo de público”. ¿Se quiere contentar a los eurofans o enviar algo más mainstream, que suene en Los 40 y abaratar costes en promoción?

2. El jurado

El hecho de que Xavi Martínez, locutor de Los 40, esté vinculado a una campaña promocional de Manel en la emisora es algo que no se puede pasar por alto y desde luego, ha sido una mala decisión por parte de TVE. Aunque visto lo sucedido, a la dirección de la cadena todo esto se la suda y de perdidos al río. Por otro lado, la elección de Cárdenas como miembro del jurado es algo que, como mínimo, descoloca a cualquiera.

3. El despropósito televisivo

Todo ha sido un horror de principio a fin: la puesta en escena, la realización, los rótulos, planos sin sentido, un comienzo absurdo… Ya lo dijimos mientras twitteábamos en directo. El año que viene que lo hagan desde el plató del Telediario, que no se va a notar mucho la diferencia y saldrá, todavía, más barato.

4. El extraño empate

Las votaciones del jurado parecían tan planificadas para provocar tensión que resultaba extremadamente infantil. Pero lo que remató fue el extraño empate entre Mirela y Manel que ayudó a aumentar el eurodrama y desde luego, las sospechas de tongo. Si realmente existía la voluntad de que fuera Manel desde el principio no hacía falta tanto paripé. Que hagan un dedazo y punto.

5. La mecánica del desempate

Que el jurado tenga la capacidad de que un único voto resuelva un desempate entre miles de llamadas es cuanto menos, poco razonable. La verdad es que TVE parece apostar por dar la imagen de que iba a haber tongo desde el principio. Lo del paripé de irse a deliberar cuando los votos son individuales ha sido de traca como bien apuntó anoche @jottaeLe88

6. Los abucheos del público

Nos dieron mucha vergüenza, pero era tan lamentable todo que es imposible no empatizar con ellos.

7. El descafeinado final

El descontrol era tal que cuando se anuncia a Manel como ganador, no suena ni una música, ni cae un miserable confetti. De hecho, Cantizano aguanta el tipo mientras el público abuchea y buscan desesperadamente la guitarra de Manel que nadie sabe dónde la han puesto

8. El corte de mangas de Manel

Sin comentarios

9. El ir de modernos

En serio, dejad de hablar en la tele de “ser trending topic” y de llevar a “youtubers”. Queda muy mal

10. La aparición de Nieves Álvarez

11. Las actuaciones musicales

Una descafeinadísima Karina, David Civera interpretando Dile que la quiero 4.0 y unos números musicales recopilando éxitos eurovisivos a lo La La land que daban bastante pena. ¿Lo mejor? Sin duda, la actuación de Barei. Eso lo dice todo.

12. Sin duda, el mejor momento de la noche:

Ojalá Gloria Serra investigando todo esto.

Por nuestra parte queremos que vuelva la OTI. Es lo único que nos falta para el suicidio colectivo.

Deja tu comentario