• Tras volver a revisar la película, los censores de Malasia se desdicen y aprueban el estreno porque el “momento gay” no es ofensivo.
  • La película, por cierto, ha recaudado 400 millones de dólares en menos de una semana.

Muchos de vosotros ya habéis visto La Bella y la Bestia y muchos de vosotros seguís esperando ver el famoso “momento exclusivamente gay” que el director dijo que había en la película. Como resulta que no lo hay (o bueno, en realidad sí lo hay pero es una tontería tremenda) ahora el propio Bill Condon ha tenido que decir que sus palabras se magnificaron.

Como si las hubiera dicho dentro de la casa de Gran Hermano.

El lío con lo del “momento gay” ha sido tal que en Rusia le han plantado un “Para mayores de 16 años”, en Kuwait han dicho que la estrenarán cuando corten ese trozo y en Malasia dijeron exactamente lo mismo pero Disney les prohibió censurarla y la película se quedó en el limbo de la homofobia. Vamos, que no se estrenaba.

El “momento gay” supuso, además, que muchos aburridos por todo el mundo propusieran boicotear la película y negarse a llevar a sus hijos a verla. El boicot ha debido ser todo un éxito, porque en cuatro días la película ya ha recaudado 400 millones de dólares en todo el mundo.

Como siempre decimos: no hay homofobia que no cure el dinero, así que a la vista del exitazo que ha supuesto la película, las autoridades malasias han decidido dar el visto bueno para estrenarla. Así lo han confirmado dos de las cadenas de multicines más importantes del país, TGV Cinemas y Golden Screen Cinemas, que anuncian la fecha de estreno para el próximo día 30:

Según una fuente anónima dentro del comité censor del país, tras la negativa de Disney a estrenar la película en el país se volvieron a reunir y ¡sorpresa! se dieron cuenta de que el momento era “inofensivo”. La excusa para este cambio de opinión es que el panel que revisó la película estaba formado por personas diferentes.

Te in-Teresa
"If not love" el cortometraje de realidad virtual basado en la masacre de Orlando

Lo de los 400 millones de recaudación en todo el mundo, evidentemente, no ha tenido nada que ver.

Fuente: Associated Press