Otra comedia romántica ambientada en Nueva York.

[divider]Culture Club | Cine y Tv | Cine[/divider]

Pues sí, New York, State of mind, según la canción que compusiera Billy Joel en 1976 y que Barbra Streisand, o la serie Glee, han llevado a la popularidad. Este tema y su letra definen muy bien el espíritu no solo de esta Maggie’s Plan, sino de toda comedia romántica neoyorquina moderna que se precie, que tiene su raíz en tantos filmes alocados de los años sesenta como Descalzos por el parque, Cómo tener éxito en los negocios sin realmente intentarlo o Funny Girl con la mismísima Barbra.

Desde que Woody Allen hiciera Annie Hall, la comedio neoyorquina ha tenido ese marcado acento entre locuelo y cultureta absolutamente legendario. En su crítica sobre el filme Verano en Brooklyn, el periodista Javier Ocaña afirmaba que el largometraje de Sachs era una obra inconfundiblemente neoyorquina por su ambiente y por su espíritu de acogida, y es precisamente eso, junto con la refundición de la tradición de la comedia desde los años sesenta  lo que es esta Maggie’s Plan.

original
John y Maggie, que parece la pobre de la parroquia.

Sin embargo, los diferentes homenajes, guiños y más lindezas al pasado o a los referentes culturales no hacen una película y este trabajo peca de algunas cosas pero, entre ellas, de una cursilería y una sosería que están a punto de ser extremas.

Maggie, interpretada por Greta Gerwig (Fraes Ha), es una brillante y bastante torpe profesora neoyorquina que quiere, a toda costa, tener un hijo… pero por inseminación artificial. Para ello recurre a un amigo, Guy (fantástico Travis Fimmel, lo mejor, sin duda, y eso que sale poco) un simpático y soñador vendedor de pepinillos de autor. En estas Maggie conoce a John, otro profesor, Ethan Hawke, que le lleva trece años y está casado y con dos hijos. Se enamoran, claro. Maggie se olvida del Rey de los pepinillos  y se va a vivir con John y tienen una niña. La exmujer, Georgette, interpretada por una siempre fabulosa Julianne Moore, es todo lo contrario que Maggie; elegante, femenina, segura de sí misma y con una fuerte personalidad. John no puede olvidar a su ex y Maggie, la buena samaritana, urde un plan para juntarlos a pesar del riesgo de verse perjudicada. ¿Perjudicada?, eso está por ver…

Te in-Teresa
#CINE: "Hola, mi nombre es Doris", Sally Field no pierde el tren
00untitled
Duelo de gatas entre la patosa Maggie y la diosa Georgette.

Maggie’s Plan es un enredo de parejas en el Nueva York invernal, con el fondo cultural y de gente de bien que se puede permitir el lujo de hacer la vida que quiere y jugar a las casitas. Aparte de los pocos rasgos originales, hay que añadirle una domesticación y un convencionalismo que solo el gran protagonista de la película, Nueva York, y el personaje de Guy, el de los pepinillos, sacan de su adocenamiento. Temblamos al pensar cómo hubiera sito esta historia desarrollada en Los Ángeles y con la protagonista llamándose Kimberly.

MAGGIE'S PLAN, from left: Travis Fimmel, Greta Gerwig, 2015. ph: Jon Pack/© Sony Pictures Classics
Maggie y Guy, el Rey de los pepinillos, el chico que realmente le convenía.

Una cosa con la que es imposible empatizar es  que tanto amigos como amantes como la ex de su amante, traten a Maggie de tonta profunda, como si esta fuera la roca que golpea la ola, y ella tan contenta, consciente de su papel y aceptándolo sin nunca alzar la voz, autoinculpándose constantemente y bajando la cabeza a la primera, tomando decisiones equivocadas, escuchando a todo el mundo menos a sí misma. En un momento de la película parece que despunta alguna idea propia … bueno ya lo verán (o no).

A pesar de que, montada de otra manera, podría haber sido una auténtica tragedia de amor y desgarro,  la cinta hace reír y siempre es un placer ver a buenos actores en una pantalla, porque mal no lo hacen y, en fin, está ese Nueva York presente, ese estado mental que hace que todo tenga ese toque tan… tan de gran ciudad (cualquier provinciano, como yo, me entenderá).

FICHA:
Maggie’s Plan (Estados Unidos, 2015).
DIRECCIÓN: Rebecca Miller.
INTËRPRETES: Greta Gerwig, Julianne Moore, Ethan Hawke, Travis Fimmel.