• Sabiendo como sabe que el colectivo LGTB no le mira con tan buenos ojos después de defender a los homófobos, Macron presenta sus propuestas para luchar contra la LGTBfobia y por la igualdad del colectivo.

Emmanuel Macron quiere ser presidente de Francia y para hacerlo decidió que quería llevarse bien con todo el mundo. Y el tiro le salió por la culata.

Aunque Macron siempre se ha definido como aliado de la comunidad LGTB, y de hecho fue uno de los mayores defensores del matrimonio igualitario en el país, en las últimas semanas el colectivo se le ha echado encima por unas declaraciones que hizo intentando apaciguar a la derecha homófoba diciendo que entendía que estuvieran enfadados porque durante el proceso de legalización del matrimonio se les “humilló. Porque “nunca hay que humillar, hay que hablar y compartir los desacuerdos.

Eso lo dijo, básicamente, para intentar calmar a una derecha que le acusa día sí y día también (gracias a la inestimable ayuda de los medios controlados por Rusia) de ser gay. De hecho Macron ya desmintió en mitad de un mítin que tuviera un affair homosexual con el presidente de la radio nacional francesa, Mathieu Gallet (con el que, por cierto, a mí no me importaría mantener un affair). Macron dijo hace poco a la gay Têtu que esas acusaciones eran “viles” porque “insinuar que no es posible que un hombre viva con una mujer mayor que él salvo que sea homosexual o un buscafortunas es misógino. Y también es homofobia. Si yo fuera homosexual lo diría y viviría con ello.

Como Macron sabe que ahora mismo está en tierra de nadie porque la derecha sigue cabreada con él y el colectivo LGTB, aunque le apoya mayoritariamente, se lo empieza a mirar de reojillo (un poco como nos pasa a nosotros con Albert Rivera, ambos se definen como “de centro”), ha presentado un montón de propuestas para su nuevo gobierno destinadas a combatir la LGTBfobia en el día a día y en los puestos de trabajo. Y también algunas ideas para avanzar en materias de derechos del colectivo.

Soy de centro, vivo en Barna

Una de las ideas que quiere llevar a cabo si es presidente es realizar inspecciones aleatorias a las empresas para comprobar si cumplen con las leyes de igualdad. En el caso de que se determine que no lo hacen, esas empresas no sólo serán multadas sino que serán “nombradas y avergonzadas” ante la sociedad.

Otra de las propuestas que propone Macron es ampliar los servicios de reproducción asistida tanto a mujeres solteras como a parejas de lesbianas aunque no tengan problemas de fertilidad; algo en lo que choca frontalmente con su rival Marine Le pen. De hecho en las propuestas de Le Pen no sólo se limitaba el uso de estas técnicas a mujeres heterosexuales con problemas de fertilidad, sino que se aprovechaba ese texto para aclarar que su idea era eliminar el matrimonio igualitario y “mejorar” las uniones civiles a cambio.

Algo en lo que Macron sabe que no va a poder hacer mucho es en el tema de la gestación subrogada. El documento de Macron no propone hacer ningún cambio para legalizar esta práctica en el país, pero sí para asegurar que las familias que tengan hijos por medio de subrrogación en el extranjero puedan inscribirlos sin problemas en el registro civil para que “esos niños no sean tratados como extranjeros en su propio país.

[divider]Fuente: Pink News[/divider]

 

Deja tu comentario