• El PRIDE de Los Ángeles anunció que este año no habría desfile de carrozas y sí una gran manifestación en protesta por las políticas de Donald Trump.
  • De todos los patrocinadores habituales del evento, sólo uno ha confirmado que seguirá apoyándolo.

Cuando Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos hubo una gran parte de los colectivos que más temían su llegada a la Casa Blanca que decidió afrontar con optimismo la situación y señalar que las políticas que Trump iba a adoptar (algunas ya las ha adoptado) reforzarían los movimientos por los derechos civiles de esos colectivos.

Básicamente: Trump iba a cabrear a mucha gente que se daría cuenta de lo importante que es seguir luchando por la justicia social (digo “justicia social” a propósito porque sé que es un término que a más de uno le provoca un sarpullido).

El PRIDE de Los Ángeles anunció hace unas semanas que en vista de la situación actual del país la manifestación del Orgullo LGTB no podía ser como la de cada año. Así que decidieron que lo que en los últimos años había sido más una fiesta que una reivindicación, con un mogollón de patrocinadores y con festivales de música en los que actuaba gente como Carly Rae Jepsen o Charli XCX (¿os suena de algo?), este año iba a ser una marcha de protesta bajo el lema #RESIST.

¿El resultado? Los patrocinadores de años anteriores se están largando del evento.

Brian Pendleton, el organizador de la marcha, ha explicado que “los dólares corporativos que solían ir al desfile no están llegando para la manifestación“. Y es que este año en el PRIDE de Los Ángeles no habrá camiones con gente bailando, no habrá autobuses que regalen merchandising, no habrá carrozas que suelten confetti. #RESIST será una manifestación, como la que suele ir en los Orgullos de todo el mundo justo delante de las carrozas y de la que muchos se olvidan cuando acuden al evento.

Te in-Teresa
La policía de Texas se une contra la ley tránsfoba de los lavabos

Compañías como Wells Fargo, Vegas.com, Bud Light o Skyy Vodka ya han anunciado que este año no patrocinarán el Pride de Los Ángeles porque, como explica un representante de Wells Fargo: “La compañía tiene prohibido mostrar apoyo a eventos políticos. Además no queremos desviar el foco de atención de lo que el orgullo es realmente.” Sí amiga: un señor de una empresa que patrocinaba el orgullo cuando era una fiesta no ha tenido problema en decir que el orgullo no debe ser una manifestación reivindicativa.

Porque todos sabemos que el orgullo, claro, surgió de repente en un barrio en el que había tanto gay que no pudieron resistir sus ganas de salir a las calles a beber y bailar. Lo de Stonewall, los disturbios, las manifestaciones y la lucha contra la policía debió ser una leyenda urbana.

Antes de que salte la lista de turno: a mí (y creo que a todos los que escribimos en esta web) la parte lúdica de todos los Orgullos nos parece maravillosa, siempre y cuando sea un complemento a la reivindicación. Un complemento excesivo, divertido y colorido; pero un complemento al fin y al cabo.

Por ahora sólo hay un patrocinador que se ha mantenido en la manifestación de Los Ángele,: Nissan. A los organizadores, eso sí, no les preocupa demasiado no contar con el dinero del resto: “Hay muchos miembros de la comunidad detrás de todo esto, pero a la comunidad corporativa parece que le han entrado los nervios y las dudas. Me parece asombroso que hayamos sido capaces de conseguir que las empresas se sumen a la celebración frívola de un desfile, pero cuando se trata de defender los derechos humanos les entra el vértigo“, explica Pendleton.

Te in-Teresa
Agresión salvaje a cuatro homosexuales entre vítores a Trump

Aún faltan un par de meses para que tenga lugar la manifestación y Pendleton ha explicado que la marcha no se resentirá por la ausencia de patrocinadores dado que están recibiendo aportaciones individuales en forma de cheques por valor de 10.000 o 15.000 dólares: “La comunidad está con nosotros“.

La marcha de este año explica en su descripción de Facebook que “Las carrozas y las bandas de música están bien cuando no estamos en guerra. Ahora es el momento de agitar las cosas y tomar las calles.” Pendleton, además, insiste en que la manifestación quiere incluir a todas las personas LGTB de cualquier opción política: “No creo que defender los derechos humanos, la salud pública, a los inmigrantes y los derechos LGTB sean algo que nos divida. Mis padres republicanos, que ya no están vivos, habrían mostrado su apoyo.

No quiero hacer comparaciones, creo que por ahora me voy a portar bien. Pero cuando este verano estés en tu desfile del Orgullo favorito acuérdate de cuando te da la risa al pensar que no existe el concepto de “gaypitalismo“.

A ver qué te parece.

P.D.: Hola, FELGTB, COGAM y AEGAL. ¿Qué tal va todo, bien?

Fuente | FourTwoNine

Deja tu comentario