Hace unos días hablábamos de la repugnante carta que los obispos de Alcalá de Henares y de Getafe han dirigido a sus fieles para hablar sobre la Ley Integral de Transexualidad de la Comunidad de Madrid y de la indignación que ha causado. Y claro, enseguida los obispos se han sentido atacados porque sienten que no pueden expresarse libremente. Pobrecitos, la Iglesia como siempre, es la víctima.

cura-gay

Porque lo de ellos es libertad de expresión, mientras que los derechos por la igualdad que pedimos los demás son una imposición. Aunque… ¿No será más bien al revés? ¿No es la Iglesia esa institución con rígidas normas sobre cómo vivir y si no las sigues serás castigado en el infierno? ¿No son los derechos civiles que se piden sólo derechos y luego cada uno tiene la libertad de elegir si hace uso de los mismos o no? Queridos obispos, parecéis un poco confundidos.

La libertad de expresión es un derecho recogido en el artículo 20 de la Constitución Española, pero algunos parecen olvidarse de que en el mismo artículo se dice que “Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia”. ¿No atentan nuestros obispos contra los menores trans cuando claman contra sus derechos como personas? ¿No atacan a la juventud cuando les dicen que se corrompen, prostituyen y que irán al infierno?

premios-mision
Monseñor Reig Pla con el premio “Persona” de la revista “Misión” “por su valiente defensa de la familia y la vida y su contundente compromiso en la protección de la dignidad de las personas”

En esta web, como otros muchos medios LGTB, nos hacemos eco a menudo de chavales que se han quitado la vida por no aceptarse como son o por sufrir el acoso de compañeros que se burlan de ellos por ser diferentes. Muchos de estos ataques tienen un transfondo ideológico en el que la religión juega un papel importante ¿Dónde están los obispos para denunciar esto?

Te in-Teresa
¿Seguro que eres homosexual?

Señores obispos, la homofobia y la transfobia no son opiniones, y por lo tanto no son “libertad de expresión”. Como no es libertad de expresión el racismo, la xenofobia ni el sexismo. El problema es que ustedes, amparándose en la impunidad de las sotanas, túnicas y alzacuellos, se han creído estar por encima de los derechos civiles. Se creen con el derecho de salir en los medios, decir sus barbaridades y luego pretender que los demás callemos porque al ser representantes de Dios tenemos que comulgar con sus ideas. Y ya ven que en las iglesias, cada día acude menos gente a comulgar.

  • Clap,clap, clap

    Anda que…poco habéis tardado en hacer el refrito de otra web…a ver si os lo currais más que la noticia lleva dos semanas para que hagáis el copia y pega