Un estudio de la Universidad de Sussex demuestra que los hombres en posiciones de toma de decisión prefieren, en igualdad de condiciones, contratar a personas heterosexuales. Mientras que las mujeres hacen todo lo contrario.

[divider]Actualidad | Alerta Homo[/divider]

Si estás en mitad de un proceso de selección de personal y la persona que tienes delante es un hombre y sabe que eres gay o lesbiana... Ve preparando más currículums porque lo tienes complicado.

Eso es lo que apunta un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Negocios, Dirección y Economía de la Universidad de Sussex; que dicen que (¡sorpresa!) los ejecutivos hombres tienen un aún muchos prejuicios hacia las personas LGTB.

 

La parte positiva es que si la persona que te entrevista es una mujer, parece que tienes medio trabajo hecho porque ellas, no se sabe muy bien por qué, son mucho más propensas a contratar a personas homosexuales.

 

El estudio en cuestión se desarrolló en dos partes. En la primera la intención era determinar si hombres y mujeres evaluaban a las personas gays y lesbianas del mismo modo que lo hacían con las personas heterosexuales. En el estudio participaron ciento diez adultos, no estudiantes, a los que se reclutó a través de diferentes anuncios por internet para participar en una encuesta. Entre esas 110 personas había 55 hombres y 55 mujeres, de edades entre los 18 y los 62 años y de diferentes grupos étnicos (17 asiáticos, 4 negros, 76 blancos, 6 latinos y 2 participantes multirraciales).

A los 110 participantes se les decía que una gran universidad de la costa oeste americana necesitaba ayuda para evaluar los currículums presentados para un puesto de dirección. El currículum que evaluaban se les mostraba de forma aleatoria entre 4 posibilidades: un hombre heterosexual, un hombre gay, una mujer heterosexual y una mujer lesbiana. Los hombres se llamaban Greg Johnson y las mujeres Jennifer Lewis y para variar su orientación sexual se cambiaba el nombre de una organización de la que formaban parte: los heterosexuales eran miembros del Los Angeles Business Professionals y los homosexuales del Los Angeles Gay Business Professionals.

Así que los participantes evaluaban el currículum, contestaban a una breve encuesta demográfica y al final respondían a la pregunta sobre cuál era la orientación sexual del solicitante. Los resultados fueron evidentes: la mayoría de los hombres se decantaban por el hombre heterosexual, siendo la mujer lesbiana la menos valorada. Y en cuanto a las mujeres era todo lo contrario: el hombre y la mujer homosexual eran elegidos por encima de los heterosexuales. “Descubrimos que los hombres percibían a los candidatos gays y lesbianas como menos empleables, mientras que las mujeres percibían a los candidatos gays y lesbianas como más empleables que los heterosexuales.“, explica el autor del estudio, el Doctor Ben Everly.

Te in-Teresa
SOLTEROS CATÓLICOS: El Badoo cristiano de los creadores de Flos Mariae
El Dr. Ben Everly, para que veas que no me lo invento y que es muy mono.

En definitiva, como explica el propio estudio, los investigadores concluyeron que los prejuicios contra candidatos gays y candidatas lesbianas son mucho mayores de lo que otros estudios previos parecían indicar y destacan que las personas LGB se beneficiarán directamente si las empresas comienzan a luchar contra el sexismo institucionalizado y más mujeres empiezan a ocupar puestos de toma de decisiones: “Una implicación es que colocar a más mujeres en puestos de selección dentro de las organizaciones podría ser el catalizador para la inclusión de empleados homosexuales. Además estos resultados podrían influenciar la forma y el momento en que las personas gays y lesbianas deciden revelar su identidad en el trabajo.

¿Y por qué las mujeres parece que están deseando contratar a una persona homosexual? Como señalan los investigadores, podría deberse a que las mujeres experimentan la discriminación y el famoso “techo de cristal en las organizaciones y eso les puede llevar a pensar que los solicitantes homosexuales son más competentes que los solicitantes heterosexuales con la misma formación por su necesidad de avanzar en sus carreras superando la discriminación de sus compañeros y de su propia empresa, y añaden que “es posible que las mujeres vean a los gays y a las lesbianas como personas más inteligentes emocionalmente dada su experiencia tratando con la discriminación y por haber superado el proceso de salir del armario.

 

Pero todo esto que te he escrito (y todo lo que te podría escribir, porque el estudio da para mucho más) está claro que es una patochada porque el gran hombre blanco heterosexual no se cansa de repetir que los que están discriminados son ellos, que a nosotros y a nosotras nos quieren mucho, que no nos hace falta seguir protestando y que para qué queremos el día del Orgullo LGTB. ¡¿Para qué?!

Te in-Teresa
Pues no, los "leones gays" de Botsuana no son dos machos teniendo sexo

[divider]Fuente: Pues el estudio, que es muy largo y muy bonito[/divider]

Deja tu comentario