Ayer te explicábamos que el actor James Woods, que es muy conservador y mucho conservador (apoya a Trump, con eso te lo digo todo), la había liado al publicar un tweet en el que se reía de unos padres que habían llevado a su hijo de “género creativo” a la marcha del Orgullo del Orange County y les decía que no se sorprendan si por “hacerle eso” al niño luego crecía y los descuartizaba:

El tweet de Woods se hizo medio viral, pero lo que sí se hizo viral del todo fue la respuesta de Neil Patrick Harris en la que le llamaba, básicamente, un ignorante de la vida.

¿Y qué es lo que pasa cuando un famoso/político/whatever suelta un comentario como ése y se le llama la atención? Pues que tiene que justificarse y decir aquello de:

¡YO NO SOY HOMÓFOBO, TENGO MUCHOS AMIGOS GAIS Y SON BELLÍSIMAS PERSONAS!

Pues eso, literalmente (pero además de verdad: LITERALMENTE) es lo que ha hecho James Woods, que ha publicado un comunicado en el que asegura que no es homófobo, que tiene más amigos gais que Liberace:

Usar a tu propio hijo como una marioneta propagandística de la justicia social es equivalente al abuso infantil. Esto no es homofobia. Buen intento, por eso. Para que conste, he apoyado los derechos humanos de todas las formas, preferencias, colores, credos y elecciones toda mi vida. Punto.

Algunos niños pueden ser tremendamente crueles con otros niños por el simple hecho de ser un poco diferentes. Humildemente sugiero que convertir a tu hijo en un objetivo es muy poco sabio. Me he pasado toda mi vida adulta en la escena teatral de Nueva York, niños. Tengo más amigos gais que Liberace. Así que paremos este tren de la homofobia.

Querido James Woods:

Te in-Teresa
ARTE U OFENSA: La portada lésbica que ha revolucionado a Talavera de la Reina

Sé que eres un poco imbécil y también sé que no me vas a leer. Pero estoy seguro de que alguien te dice lo mismo que te voy a decir ahora. Tal vez lo que hay que hacer para que algunos niños no sean tan crueles con los diferentes no es ocultarlos o pedirles que sean las personas que no son, sino educar a todos en el respeto y la aceptación a la diferencia y a la enorme diversidad de géneros y sexualidades que se escapan del sistema binario que nos han impuesto.

Lo siento, pero es que estás en el lado equivocado de esta lucha. Pero da igual, ese niño que tanto te preocupa va a crecer siendo mucho más valiente que tú y tiene muchos más años por delante.

Tú acuéstate un rato, que estás cansado.

Fuente | Queerty