La Policía Nacional acusa de un delito de odio a un joven que insultó y atacó a una pareja de chicos gays en Córdoba. El juez, sin embargo, lo ha considerado una falta leve.

[divider]Actualidad | Alerta Homo[/divider]

La semana pasada dos chicos de 17 y 18 años estaban paseando tan tranquilamente por la zona de Poniente en Córdoba, cuando de repente otro chaval de 18 años apareció por allí señalándolos y amenazándoles mientras gritaba que eran una pareja de enfermos. Parece ser que no se quedó contento con insultarlos y que se dedicó además a dejar claro a todas las personas que pasaban por la zona lo que pensaba de que una pareja de hombres paseara juntos. Cuando los dos chavales, imaginamos que ya muy nerviosos, intentaron abandonar la zona, el agresor  se echó encima de uno de ellos y le golpeó por todo el cuerpo, tirándolo al suelo, antes de huir.

Suponemos que tenéis claro, igual que nosotros, que este es un caso claro de agresión homófoba. La Policía también parece que lo tiene bastante claro, porque después de que se presentara una denuncia y que se identificara al autor de la agresión (a través de su foto de perfil en Instagram), éste fue detenido acusado de un delito de odio.

El caso quedó en manos del juzgado de instrucción número 1 de la ciudad. Sin embargo, el detenido ha quedado en libertad con cargos ya que la Fiscalía considera que se trata de una falta leve de lesiones. Una vez más, no sabemos exactamente qué necesitan estos jueces y fiscales para considerar que hay suficiente odio homófobo en una agresión de este estilo. El detenido tiene, además, otro expediente abierto en el juzgado número 8 de la misma ciudad, por lo que su expediente ha quedado finalmente en manos de este nuevo juez. Mientras tanto, permanece en libertad con la obligación de acudir al juzgado cuando sea citado

Te in-Teresa
El barrio gay de Dallas se defiende a si mismo

Buscando información sobre esta noticia hemos encontrado esta otra, de marzo de 2015, en la que se dice que los agentes de la Policía Nacional en Córdoba se estuvieron formando en delitos de odio. Si tenemos en cuenta la nota de prensa en la que recuerdan, además, que tienen cuatro comisarías en la ciudad para denunciar este tipo de delitos, parece que al final sí que valen de algo estos cursos y que no todo queda en poner tweets cuquis en las redes sociales.

[divider]Fuente: Europa Press[/divider]

 

Deja tu comentario