• Hablamos con Lázaro Louzao, el director de la primera película de temática gay rodada íntegramente en gallego.

En Galicia tenemos muchas cosas (por tener, tenemos hasta curas portugueses que hacen turismo religioso de cruising) pero lo que no teníamos hasta ahora era cine marica. Eso está a punto de cambiar, porque el cineasta Lázaro Louzao empezó a escribir un corto y luego vio que tenía tantas cosas interesantes que contar que al final acabó escribiendo el guión de la que será la primera película LGTB rodada por completo en gallego. Y esto, por intrascendente que pudiera parecer, es algo que podemos calificar de histórico.

La historia de Nove de Novembro (“Nueve de noviembre”) está ambientada a principios del mes de noviembre de 1989; un año en el que las cosas eran muy diferentes, a los maricones ni nos toleraban ni nos respetaban, el VIH (presente en la película) se veía prácticamente como una muestra de la ira divina y una sentencia de muerte garantizada  y España estaba muy lejos de ser el país (supuestamente) súper-chupi gayfriendly que es ahora. Y en medio de todo eso, el muro de Berlín se venía abajo, y lejos, a 2000 km, en el finisterre atlántico de Europa,  la historia de Miguel y Roberto se derrumbaba después de 10 años de relación.

Para poder realizar la película, Lázaro puso en marcha un crowdfunding que en pocos meses ha sido un éxito y con el que ya ha alcanzado el mínimo necesario para poder rodar el proyecto, que tiene fecha de estreno prevista para principios de 2018. Aún así la página de Verkami seguirá activa unos cuantos días más y podéis (y esperamos que algunos lo hagáis) seguir partipando en la campaña para recoger fondos.

En la redacción no quisimos pasar la oportunidad de hablar con el director de la película, para que nos hable un poco de su proyecto.

Pretendéis hacer historia produciendo la primera película de temática LGTB en Galicia y …

Y ha sido sin pretenderlo, cuando empecé a trabajar en el guión de Nove de Novembro no sabía que iba a ser la primera de esta temática rodada en gallego, lo cierto es que ha sido un regalo ser los primeros, nos ha dado una visibilidad que de otra forma no hubiésemos tenido.

Estarás con nosotros en que el proyecto es algo muy importante, entre otras cosas por ser el primer producto de este estilo rodado en gallego…

Es muy importante y eso nos da algo de vértigo. Se trata de mi primer largo y enfrentarse a esta responsabilidad asusta un poco a veces. Espero que al menos sirva para que otros creadores continúen después el camino que estamos abriendo aquí

¿Y qué le dirías a los que te argumentarán que no es necesario este tipo de cine?

Que abran un periódico o miren a su alrededor. Trump en la casa blanca, la ultraderecha cosechando resultados históricos por todo Europa, el autobús tránsfobo de Hazte Oír sembrando el odio en las calles, una drag queen investigada por la fiscalía por vestirse de virgen… creo que este tipo de cine es más necesario que nunca.

Algunos también te dirán que no es necesario poner etiquetas a las historias o a los personajes…

Las etiquetas simplifican realidades más complejas, en ese sentido siempre van a resultar limitadas y escasas, pero no dejan de ser necesarias, a falta de una herramienta mejor, para reivindicar determinados mensajes. La historia de amor de Miguel y Roberto en la película es completamente universal, podría vivirla de igual forma una pareja hetero. Lo que no viviría de igual forma es la discriminación y todos los temas secundarios que se tratan en la película. En ese sentido es una película abiertamente marica y orgullosa de serlo.

Te In-TERELU:  Christian Fernández Mirón: la mano tras el calendario Bears, illustrated

Hay alguna película hecha en Galicia en la que aparece algún personaje homosexual, aunque de forma secundaria, ¿por qué crees que no se ha hecho antes algo de este estilo, o crees que simplemente ha llegado el momento de hacerlo?

Por qué no se hizo antes no lo sé, pero me imagino que guardará relación con la llegada del digital. El cine en Galicia ha sido extremadamente escaso hasta hace muy poco, y más en gallego. Ahora le ha tocado a la primera peli gay en gallego, pero creo que va a haber muchas “primeras pelis” en los próximos años en Galicia. O al menos eso espero…

¿Qué quieres contar con tu película?

Que el amor se acaba y no necesariamente de forma dramática, o más bien que las relaciones pueden acabarse sin acabarse el amor que se tiene hacía la otra persona. Pero también que no debemos olvidar de donde venimos y que no hace tanto que teníamos que vivir escondidos.

¿Crees que contará con suficiente distribución y público?

Preguntarle eso al padre de la criatura es saber la respuesta de antemano. ¡NO! Toda distribución es poca para mi pequeña, ja, ja, ja…

Pero en este caso más aún, por ejemplo, distribución en salas comerciales no va a tener. Y es una pena, pero era demasiado arriesgado para un proyecto de este tamaño. Intentaremos que se vea lo máximo posible, en festivales, salas alternativas, centros culturales, cederla a asociaciones LGTB para que la proyecten ellos también… llegaremos a todo la gente posible.

Muchas veces el público que acude a ver este tipo de películas está ya concienciado e informado sobre temas LGTB. ¿Cómo se puede hacer para que llegue a sectores más amplios de la sociedad?

Es la eterna paradoja, vas a una charla feminista y todos los asistentes los son, por poner un ejemplo. La forma de llegar a más sectores es intentando que tu obra se vea en todo tipo de ámbitos y no solo en los afines, pero no puedes obligar a verla a alguien que no le interesa lo más mínimo.

Una buena forma de arreglar en parte esto a largo plazo sería integrando el cine en la educación primaria y secundaria. Recuerdo que en mi instituto en la clase de alternativa a la religión una vez a la semana veíamos una película que tuviese cierta carga social. Una semana, yo llevé Boys Don’t Cry y los típicos gárrulos de clase se dedicaron la primera media hora a bufar y hacer comentarios por lo bajo, pero según avanzaba la película se fueron callando poco a poco, creo que esa película hizo más por abrir sus mentes que cualquier otra cosa que hubiésemos estudiado allí.

¿Aspiras a ello, o te conformas con un audiencia nicho, altamente concienciada, y que valora especialmente estos proyectos?

Jamás, agradezco enormemente esos espacios que tenemos para expresarnos libremente, pienso en concreto en todos los festivales de cine LGTB que tenemos y que son maravillosos y que nos permiten ver obras que de otra forma serían inaccesibles, pero me encantaría que el mensaje llegase a muchos más sitios, si con mi película le curamos los prejuicios a un solo homófobo ya habrá valido la pena.

Te In-TERELU:  Marta Sánchez: "Si me propusieran ir a Eurovisión me lo pensaría"

Habéis decidido recurrir a la financiación mediante crowdfounding huyendo de otros mecanismos como el de búsqueda de subvenciones o patrocinadores, ¿A qué es debida esta elección? ¿Pensáis que de otra manera se os podría haber limitado artísticamente?

Tenemos patrocinadores, tenemos al Ayuntamiento de Xove que ha hecho un pequeño patrocinio y tenemos inversores privados. Pero siempre con la condición de que no afectase a nuestra libertad artística y así ha sido.

Lo que más nos ha ayudado a conservar nuestra libertad artística yo creo que ha sido lo pequeño que es el proyecto, una película de 20.000€ es invisible para todos aquellos poderes que apoyan con condiciones y que en cualquier caso tampoco nos interesan.

El muro de Berlín, la separación del mundo en bloques, la guerra fría… formaron una parte muy importante de nuestras vidas como hijos de los 80, de qué modo va a aparecer todo esto reflejado en la película? Evidentemente, Galicia, y España, han cambiado bastante desde 1989 hasta ahora, ¿Cómo vivía una pareja su homosexualidad en esos años?

Ocultos, extremadamente ocultos. Y la situación geopolítica tan especial de aquellos años es la metáfora perfecta para la relación de Miguel y Roberto, los protagonistas. El cambio inminente, la ruptura con lo anterior y la incertidumbre por lo que está por venir.

¿Cómo crees que verían desde 1989 el futuro año (para ellos, entonces) 2017 los protagonistas de tu película y una vez pasado el tiempo, en el presente, qué se quedarían de esa década de los 90?

Me imagino que lo verían genial, ahora podemos casarnos y adoptar, la mayor parte de la sociedad nos acepta, el VIH ya no es una sentencia de muerte… hemos avanzado muchísimo y no debemos olvidar que hemos pasado de ser la última dictadura fascista de Europa a ser el tercer país del mundo en legalizar el matrimonio igualitario. Miguel y Roberto alucinarían con todo lo que hemos conseguido, con lo que no alucinarían tanto es con aquellos sectores de la sociedad que no han avanzado nada en absoluto y se dedican a fletar autobuses absurdos. Energúmenos va a haber siempre, me temo.

¿Cómo ves la actual Galicia en materia LGTB? ¿Crees que socialmente, comparándola con otras regiones de España o de Europa, está más avanzada?

La veo avanzar, quizás no todo lo rápido que me gustaría, a veces es exasperarte su lentitud, pero para bien o para mal la materia LGTB se ha convertido en materia de corrección política y ahora ningún partido se atreve a atacarla de forma abierta, aunque algunos sigan lanzándonos piedras disimuladamente.

Me preocupa más el estado del gallego, que pierde hablantes a un ritmo más que preocupante, esa es la gran batalla que tendremos que librar aquí los próximos años.

El director Lázaro Louzao y los dos protagonistas,  Brais Yanek y Ademar Silvoso

El mundo de Lázaro Louzao es el de la imagen. Después de haber estudiado en Galicia, Euskadi y Cataluña, trabaja como fotógrafo y cineasta. Ha participado en varias exposiciones fotográficas y ha dirigido ya varios cortos, como Crac, que fue parte de la selección del Zinegoak de Bilbao el año pasado.

Nove de Novembro, protagonizado por los guapísimos Brais Yanek y Ademar Silvoso, será su primer largometraje y se estrenará a principios de 2018.