• El equipo del Dr. Bonaventura Clotet presenta en Seattle los primeros (y muy prometedores) resultados de su estudio sobre la vacuna terapéutica del VIH.

El VIH tiene los años contados. Eso es un hecho.

Y no lo digo yo porque me acabe de venir arriba sino que es algo que los expertos llevan ya un tiempo asegurando, que no diciendo. El Dr. Bonaventura Clotet, que es probablemente la mayor autoridad mundial en el tema, lo ha dejado claro más de una vez: curar el SIDA es cuestión de tiempo y dinero.

Uno de los proyectos de los que más se ha hablado en los últimos meses ha sido el de la vacuna terapéutica que está desarrollando el equipo de Clotet en el IrsiCaixa. Y como el propio nombre puede ser un poco lío, voy a explicarte así a grandes rasgos qué es y qué hace esa vacuna. ¡Fácil, sencillo y para toda la familia!

Cuando una persona se infecta con el VIH el virus se planta en las células y se queda ahí, más ancho que largo. El tratamiento antirretroviral viene a ser, básicamente, como pegarle un susto al virus, que se esconde en los llamados “reservorios“.

RECREACIÓN: El VIH al ver venirse el antirretroviral se mete en un reservorio.

Cuando pasa eso la persona portadora del virus pasa a ser lo que llamamos “indetectable“: sigue teniendo el virus en su organismo pero éste está inactivo y no puede transmitirse a otras personas. Pero el virus sigue ahí. La parte mala es que para conseguir que el virus se mantenga escondidito las personas seropositivas han de seguir un tratamiento crónico a base de pastillas antirretrovirales. Los antirretrovirales plantean varios problemas: son caros, pueden tener efectos secundarios (que esto no es como tomarse un ibuprofeno) y si se dejan de tomar el virus vuelve a la carga en un máximo de cuatro semanas.

Pero no todo el mundo es así. Hay algunas personas, las llamadas “controladoras de élite” (que son entre un 1% y un 2% de los portadores del VIH) cuyo sistema inmunológico es capaz de frenar al virus sin tomar antirretrovirales.

Te in-Teresa
Un estudio señala que el tabaco es más mortal que el VIH en personas seropositivas

Sabiendo esto los médicos se pararon un día y pensaron qué pasaría si conseguimos reeducar los sistemas inmunitarios del otro 98% para que actúen igual, para que sin necesidad de tomar antirretrovirales el virus se quede inactivo e intransmisible. Y ahí es donde entra la vacuna terapéutica.

¡LA VACUNA TERAPÉUTICA!

El equipo de IrsiCaixa comenzó hace unos años a trabajar en un plan para crear esa vacuna, o más bien perfeccionarla. En este primer estudio, que acaban de presentar en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas en Seattle, han utilizado la MVA.HIVconsv, una vacuna desarrollada hace doce años en la Universidad de Oxford. Lo primero que hizo el equipo, co-dirigido por la doctora Beatriz Mothe y el doctor José Moltó, fue elegir a 24 voluntarios a los que se inyectó hace tres años la vacuna para comprobar que era segura. Cuando se comprobó que lo era, se eligió a quince de esas veinticuatro personas para determinar si era eficaz.

José Moltó y Beatriz Mothe (Foto: Inma Sainz de Baranda | La Vanguardia)

Esas quince personas habían sido diagnosticadas de VIH poco después de que se contagiaran, así que habían comenzado el tratamiento antirretroviral antes de que el virus pudiera hacer de las suyas en su sistema inmunitario. Y para probar la eficacia de la vacuna se ha seguido un protocolo bastante curioso: había que despertar el virus y sacarlo de los reservorios para que su organismo, ayudado por la vacuna, pudiera “aprender” a luchar contra él. Lo primero que hicieron fue suministrarles una dosis de la vacuna, luego un tratamiento de tres dosis de romidepsina (un fármaco que se utiliza en el tratamiento de algunos cánceres) para hacer salir al virus, y luego otra dosis de la vacuna.

¿Y cuál ha sido el resultado?

Pues según los datos presentados en Seattle por el equipo, de esas 15 personas que participaron en la segunda parte del estudio 5 han podido controlar -durante un tiempo determinado- el VIH en su organismo sin necesidad de tomar antirretrovirales. La mayoría de ellos han conseguido mantenerse indetectables sin antirretrovirales entre cinco y veinte semanas (sin la vacuna el virus habría reaparecido en cuatro semanas); y hay un caso que ha estado más de seis meses sin rastro del VIH en su sangre (pero sí en sus reservorios, ojo a esto).

Te in-Teresa
Rusia crea su Registro Nacional de Seropositivos

Hay dos pacientes de los que no se han ofrecido datos y los otros ocho sí tuvieron que volver a tomar los antirretrovirales porque la vacuna no consiguió ayudar a su sistema inmunitario a mantener el virus a raya.

Así visto puedes estar pensando que chico, tampoco es para tanto: de 15 sólo 5 consiguieron frenar el virus y tampoco ha sido algo permanente. Pero lo cierto es que la noticia es tremendamente positiva. Ahora los doctores del equipo de IrsiCaixa tienen que descubrir por qué la vacuna ha funcionado en unos pacientes y en otros no, y por qué entre los que ha funcionado hay algunos que han estado más tiempo que otros sin tomar los antirretrovirales.

Lo importante, como explica la doctora Mothe a La Vanguardia, es que “es la primera vez que se demuestra que podemos controlar el virus con una vacuna terapéutica“; y este estudio “es la prueba de que vamos por buen camino“. El doctor Christian Manzardo, del Hospital Clínic, añade además que los resultados son preliminares pero que hay que tener en cuenta que se ha alcanzdo “un 40% de control“.

Hay que dejar muy claro, eso sí, que la vacuna está en fase experimental y no está lista para probarla en grupos más grandes de población. Ahora hay que seguir investigando para que, como espera el doctor Clotet, podamos tener una vacuna disponible para toda la población, algo para lo que pueden faltar entre diez y quince años.

Acabar con el VIH no será fácil, pero quédate con esto: la vacuna parece que acabará funcionando, la PrEP y los condones ya funcionan. Entre todos podemos conseguir acabar con el VIH de una vez por todas.

No es el momento de despistarse.

Fuente: La Vanguardia