Cifuentes asegura que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ya ha enviado un inspector al centro Juan Pablo II de Alcorcón, que se mantiene en su LGTBfobia.

[divider]Actualidad | Ley y Orden[/divider]

El otro día te contábamos que el director de un centro concertado en Alcorcón había enviado una carta a los padres de sus alumnos explicando que la Ley de Protección contra la Discriminación (más fácil, la Ley LGTB) que aprobó hace unos meses el gobierno de la Comunidad de Madrid era una “persecución” a su libertad religiosa y la comparaba con el “fanatismo terrorista detrás de los atentados de Niza.

Carlos Martínez, director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón
Carlos Martínez, director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón

Carlos Martínez, el director del Colegio Juan Pablo II, se despachaba a gusto en la misiva comparando el fanatismo musulmán con la ideología de género, mezclando churras con merinas según le convenía, obviando que no todos los atentados terroristas en el mundo se cometen contra cristianos, defendiendo tesis arcaicas y discriminatorias… Y lo acompañaba todo con una carta de los “valientes obispos” que decían la verdad.

carta-homofoba-colegio-concertado-madrid-2

El problema que tiene Martínez es que su centro, por mucha Fundación Educatio Servanda que tenga detrás, es un centro concertado que recibe fondos de la Comunidad de Madrid y además el texto podría vulnerar claramente la normativa educativa a la que se someten los centros de este tipo en la Comunidad.

Cristina Cifuentes, la presidenta de la Comunidad, ha declarado que “este tipo de afirmaciones son de una gran radicalidad que incluyen afirmaciones que desde luego no es lo que recoge el espíritu de nuestra Constitución y de nuestra legislación y, desde luego, de la legislación de la Comunidad de Madrid, que hay que cumplir.” Además Cifuentes ha aprovechado para mostrar su “discrepancia absoluta” con el mensaje que Martínez decía en su carta.

Te in-Teresa
Fundación Triángulo exige al gobierno de Rajoy que pida disculpas a las familias LGBT

La propia Cifuentes ha anunciado que dada la radicalidad de ese mensaje ha enviado al centro a sus inspectores para ver “qué actuaciones puede realizar la Comunidad de Madrid, puesto que se trata de un centro sostenido con fondos públicos.” Ahora falta esperar a que el inspector de la Consejería de Educación emita su informe, aunque desde la propia Consejería  ya dejan claro que ese tipo de mensajes “no contribuyen al buen entendimiento, respeto y tolerancia que son necesarios para el desarrollo de un buen proyecto educativo“. Y es que, como explica Cifuentes “hay que ver dónde llega la libertad de expresión de esta persona, pero hay que ver si sus actuaciones como director del colegio pueden suponer también alguna forma de presionar o de influir a los padres“; de ahí que sea importante la labor del inspector de la Consejería.

Mientras tanto en el Ayuntamiento de Alcorcón todos los grupos de la oposición han pedido al alcalde David Pérez del Partido Popular que se eviten los convenios con este tipo de centro. Pérez firmó el convenio con el centro educativo para realizar prácticas de Formación Profesional y para derivar a él a los alumnos que no consiguieron matricularse en los centros públicos que habían elegido.

Desde el centro se defienden afirmando que del mismo modo que ellos respetan a todos los que piensan de forma diferente se debería respetar a “todas las familias que, en pleno y legítimo uso de su libertad, han elegido el ideario y carácter propio de nuestros centros“; olvidándose (les encanta olvidarse de las cosas) que al ser un centro concertado su ideario discriminatorio está apoyado con fondos públicos y que algunos de los alumnos en el centro no son hijos de familias que les han elegido sino a los que el convenio con el Ayuntamiento les ha derivado allí (lo que puede incluir alumnos abiertamente LGTB o incluso que profesen una religión diferente a la católica).

Te in-Teresa
#CONLAVOZBIENALTA: La magnífica nueva campaña de la FELGTB

A la defensa del colegio ya ha salido la Conferencia Episcopal (cómo no), cuyo portavoz José María Gil Tamayo ha declarado que “la ideología de género no es compatible con la doctrina cristiana sobre la persona humana y sobre el matrimonio y la familia. Es una imposición contraria a la antropología sobre el matrimonio y la familia” y ha hablado de una “inquisición laica” que persigue la diferencia de opinión.

67797-krysten-ritter-ugh-wtf-gif-han-fbue

Nada nuevo bajo el sol.

Ahora habrá que esperar a ver qué dice el inspector de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y qué se inventan los cristofachas de turno para defender lo indefendible.

P.D.: Al que el otro día se dedicó a dejar comentarios llamándonos “perros judíos”, no hace falta ni que te esfuerces. Aunque te saltes el ban te vamos a borrar todo lo que comentes así que dedica tu tiempo a algo más caritativo y cristiano.

[divider]Fuente: Dos Manzanas[/divider]