¿Sois de los que saliváis sólo con la posibilidad de tener que resolver una ecuación diferencial, o por el contrario os cuesta más recordar la tabla de multiplicar que dónde dejasteis los calzoncillos el domingo por la mañana?

Estamos seguros de que sea cual sea vuestra relación con los números y lo que recordéis de aquellas clases del instituto, os gustará tanto como a nosotros este cómic que nos hemos llevado a la playa: La amante cartesiana, de Paloma Ruiz Román con dibujos de Juan Alarcón, una novela gráfica que mezcla el amor entre dos mujeres y las matemáticas que ¿lo explican todo?

Ninguna redactora de Estoy Bailando ha muerto de anumerismo leyendo este cómic
¿Eres anumérica? Tranquila, te prometemos que aun así podrás leer este cómic

¿Las matemáticas explican (también) el amor? ¿Se puede hablar de relaciones románticas usando los números? Si os parece que no, os podéis quedar igual de patidifuntos que nosotros cuando nos enteramos de que José Manuel Rey, un profesor de Análisis Económico de la Complutense, ha desarrollado un modelo matemático que explica por qué no encuentras marido es tan complicado que las relaciones amorosas duren.

La protagonista de esta historia es Julia, profesora de matemáticas en un instituto, de esas molonas que nos hubiera gustado tener. Para Julia todo en la vida se puede medir y comprender a través de los números, incluso lo que tiene que ver con los sentimientos. Por eso está obsesionada con la fórmula del desamor y está empeñada en demostrar que la teoría está equivocada. Mientras tanto, en su vida personal las cosas no van demasiado bien con su novia y aparecen otras chicas en esta historia, más variables en la ecuación…

Te in-Teresa
Bryan Singer se parte con el Iceman gay mientras otros acusan a Marvel de bifobia

La amante cartesiana se disfruta como una comedia romántica, pero una de las buenas, de esas que te apetece ver porque ves cosas que te podrían haber pasado y en la que aparecen personajes y situaciones un tanto alocadas mientras Julia intenta resolver el problema que es su vida amorosa y sobre todo intentando demostrar que lo que dicen los números no siempre es cierto.

Nos ha encantado la forma en que la historia está construida, relacionando las propiedades de algunos números o ciertos descubrimientos matemáticos con las relaciones humanas… y muchas más cosas. Porque Julia (y nosotros con ella leyendo La amante cartesiana) ve cómo todo, desde la música, hasta la poesía o la danza, tiene una justificación numérica.

Una vez más, no os asustéis: no hace falta tener un doctorado en una carrera de ciencias para leer este libro. Se puede disfrutar igual aunque no sepáis en algunos momentos de qué os están hablando. Aunque si tenéis curiosidad por este mundo seguramente lo disfrutaréis aún mucho más, e incluso en las últimas páginas tenéis un pequeño ejercicio de lógica que Julia deja en la pizarra para sus alumnos y que si lo resolvéis (no es muy difícil) podréis anticipar el resultado final de este desarrollo.

¿Spoiler? Y el resultado es ...
¿Spoiler? Y el resultado es …