Kristina fue a hacerse un análisis de sangre y descubrió que en su historial médico constaba su “lesbianismo” en la lista de “problemas médicos”.

[divider]Actualidad | Alerta Homo[/divider]

Una de las cosas con las que más nos reímos los maricones y las bolleras es cuando te encuentras con el gilipollas de turno que te dice que la homosexualidad es una enfermedad, porque si eso fuera así ¿dónde está nuestra paguita del estado? Pues mira, Kristina parece que puede pedirla porque según su médico tiene un “problema de lesbianismo“.

Cuando Kristina Rodriguez fue a su centro médico, el Lake Park Family Practice de Indian Trail (en Carolina del Norte, nuestro estado favorito de los EE.UU.), a hacerse un análisis de sangre tuvo la oportunidad de chafardear su historial médico. Y cuando estaba allí mirando a ver qué cosas tenía, descubrió algo que la dejó toda loca. Según su médico, entre sus varios problemas de salud, estaba el de ser lesbiana.

Supongo que mi lesbianismo ahora siempre estará documentado. Tal vez puedo llamar al trabajo y coger la baja. No estoy segura“, explica Kristina.

 

En realidad a la mujer el tema no le hizo ni puñetera gracia, así que se quejó a su médico y a la dirección del Sistema de Salud del Estado. La respuesta fue rara, siniestra, extraña y oscura: el “lesbianismo” estaba en su listado de problemas para protegerla en el futuro y que nadie la ofenda. En un comunicado, el Sistema de Salud explica que los médicos están trabajando para “comprender mejor la forma adecuada de incluir información de cada paciente de la forma más sensible y respetuosa“. Señalan además que su forma de mejorar es guiándose por los consejos de la Human Rights Campaign, además de reconocer que la orientación sexual no es un diagnóstico clínico, que van a investigar el tema y esforzarse mucho, mucho, mucho para que los doctores puedan recopilar la información de los pacientes sin ofenderles.

Te in-Teresa
Una transexual no puede ver a su hijo si va vestida de mujer

El médico de Kristina, por ejemplo, es tan moderno y respetuoso que le propuso quitar el “lesbianismo” de su lista de “problemas” y añadirlo como una nota al final del informe. “Que esto esté en el historial como problema médico puede provocar rechazo en mucha gente, perjudicar su autoestima y hacer que algunos crean que hay algo malo en ellos“, ha explicado Kristina.

Para la chica, eso sí, el comunicado emitido por las autoridades sobre su caso le parece sincero. Un portavoz del Sistema de Salud le ha explicado que lo de añadir que es lesbiana en un historial se hace únicamente para que, por ejemplo, nadie se refiera a su pareja como su “marido; pero a Kristina no le parece necesaria ponerle la etiqueta porque “estamos en 2017, es muy normal que la gente tenga una pareja del mismo sexo“.

[divider]Fuente: WSOCTV[/divider]