• Kelly Herron fue asaltada por un hombre en un baño público y ahora los grupos anti-trans intentan utilizar su caso para aprobar una Ley de los Lavabos.

Iba a decirte que parece mentira que en 2017 el debate “de moda” en Estados Unidos sea el pelo de Trump la protección de las personas trans en los baños públicos, pero con los de HazteOir cerca mejor no hablamos muy alto. Te hemos hablado mucho del tema así que sabrás que la derecha está intentando obligar (en algunos estados ya lo hace) a las personas trans a usar los baños públicos del sexo con el que nacieron y no los del género con el que se identifican.

Uno de los argumentos que usan para justificar esa prohibición es que si las mujeres trans pueden usar el baño de mujeres aumentarán las cifras de agresiones sexuales a mujeres porque los baños se llenarán de hombres vestidos de mujer. Es un argumento tan obsceno e indignante que yo mira, mejor me callo.

Kelly Herron sufrió un intento de agresión sexual hace unos días en un baño público de un parque de Seattle. Un hombre, de 36 años, intentó atacarla y ella se defendió gritándole: “Not today, motherfucker!” y lo retuvo hasta que llegó la policía. Gary Matthew Steiner, el hombre que la intentó atacar, era un agresor sexual registrado y fue arrestado.

My biggest running nightmare became reality- 4 miles into my long run Sunday afternoon, I stopped to use the restroom and was assaulted by a man hiding in a stall (that is my GPS in red lines). I fought for my life screaming("Not today, M**F**er!"), clawing his face, punching back, and desperately trying to escape his grip- never giving up. I was able to lock him in the bathroom until police arrived. Thankfully I just took a self-defense class offered at my work and utilized all of it. My face is stitched, my body is bruised, but my spirit is intact. #fightingchanceseattle #ballard #runnersafety #marathontraining #womensselfdefense #myballard #fightlikeagirl #fightback #dontbeavictim #nottodaymotherfucker #youcantbreakme #instarunners #garmin #garminvivosmarthr

A post shared by Kelly Herron ??‍♀️?? (@run_kiwi_run) on

Poco después de la agresión, como si Kerry no tuviera suficiente, varios grupos LGTBfóbicos comenzaron a utilizar su caso y su imagen para seguir erre que erre con el argumento de las agresiones a mujeres en los baños y que así se apruebe la Ley de los Lavabos del estado de Washington, la I-1552. El grupo tránsfobo “Just Want Privacy” montó toda una campaña de recaudación de fondos para apoyar la aprobación de la ley que prohiba a las personas trans utilizar el baño correspondiente a su identidad de género. Evidentemente no hace falta que te explique el agresor de Kelly no era trans ni entró en el baño vestido de mujer.

De hecho no hay ni un solo caso registrado en el que eso haya ocurrido.

Pues a Kelly le ha tocado lo que no suena que estén utilizando su experiencia para atacar a la comunidad trans y ha emitido un comunicado diciéndoles a los intolerantes lo mismo que le dijo a su agresor:

“A todos los que estáis detrás de la I-1552 os digo: ‘Not today, motherfuckers!’. Me niego a permitir que nadie me utilice a mí o a mi terrorífico asalto para provocar daño o discriminar a los demás. Y me niego a que me metan en el mismo grupo que presiona para que se revoquen las bien establecidas leyes de Washington que protegen a mis amigos transgénero. Si creen que pueden utilizar mi experiencia y recaudar fondos para la I-1552, entonces tendremos que recaudar el doble.”

En una entrevista a la web Daily Beast, Kelly ha añadido que le cabreó muchísimo descubrir que estaban usando su nombre y su asalto en una campaña política y aclaró que “proteger a las personas trans de la discriminación no tiene nada que ver con luchar contra el asalto sexual. Tengo amigas transgénero, tengo compañeras de trabajo transgénero, y cuando me las encuentro en el baño les pregunto por su pintalabios. Mis amigas transgénero quieren usar un baño y salir de él de forma segura, exactamente como yo. Es así de simple.

Desde el grupo que ha intentado utilizar a Kelly como bandera contra la comunidad trans, los de Just Want Privacy, han emitido un comunicado explicando que lo único que quieren es “resaltar la necesidad de una política de sentido común para minimizar los riesgos que las mujeres y las niñas frente a los que buscan hacerles daño.” Olvidan que las personas trans son, probablemente, una de las comunidades que menos daño van a hacer a las mujeres y las niñas en un baño. De hecho los que más daño hacen a las mujeres y las niñas son los hombres heterosexuales y, por si Ignacio Arsuaga y los suyos no lo han entendido, los hombres heterosexuales no son personas trans.

Just Want Privacy ha intentado justificarse diciendo que muchas de las voluntarias que trabajan con ellos son supervivientes de agresiones sexuales y lo último que quieren es que Kelly se sienta utilizada y le piden disculpas si “nuestras acciones han errado inadvertidamente.

Fuente: Pink News

Deja tu comentario