Es BIEN dejar un poco de espacio entre la muerte de un personaje público y la elaboración de su recuerdo para tener una visión clara de quién fue y qué supuso para el mundo. Y también es BIEN denunciar la leña del árbol caído que hacen ciertos programas de televisión cuando, aún con el cuerpo caliente, se dedican a despotricar como lobas sobre los últimos días del personaje. Es matemático, pasa con todos los personajes públicos de mayor o menor éxito. Existe un breve periodo en el que se encumbra al personaje al Olimpo de los dioses como si no hubiera un mañana para después llevarlo hasta al más terrible y absurdo de los infiernos. Escarnio público en toda regla previo pavoneo a los cuatro vientos del respeto hacia el artistaMENTIRA. Nosotras, que somos muy deslenguadas y muy maleducadas pero que sabemos reconocer a una estrella a la legua entre un montón de mierda, sabemos lo que es el auténtico RESPETO. Y como teníamos claro que con Sara no iba a ser menos, vamos a tratarla como se merece.

httpvh://youtu.be/CvEewM1I7JM

Sara era una superviviente. Una mujer que supo reinventarse cuando los tiempos fueron turbios para llegar hasta donde quería estar y no ser presa del olvido. Pasaba por encima de las modas, las tendencias, las exclusivas y las polémicas (todos recordaremos momentazos con Marujita Díaz o con el cubano del huevito y la sal MEMORABLES). Tuvo arte hasta para poner su casa a la venta, que me hubiera encantado visitar y que debería ser un museo desde YA. A saber cuánta verdad esconden esos muros.

httpvh://youtu.be/3ocIBxvHFDA

Creadora de un estilo único, inconfundible. Su forma de hablar, de cantar, de mirar a la cámara y enamorarla. De belleza infinita. No hubo actriz más guapa que Sara. Primer icono español exportable al mundo entero, que conquistó un Hollywood en color cuando en España solo había blanco y negro, y ni siquiera figuraba en los mapas. Por que ella ya lo había hecho todo a lo grande cuando otras ni siquiera habían nacido. Y porque dio luz a un país sumido en la oscuridad.

Te in-Teresa
Desnudando a Bette Davis
Sara, la española más internacional
Sara, la española más internacional

Recuerdo una escena de la película La mala educación de Pedro Almodóvar, donde los niños protagonistas se masturban en un cine frente a la imagen en pantalla de Sara. Incluso en ese inicio de despertar sexual con otro niño, uno de ellos no puede evitar exclamar “¡qué guapa es Sara!”. Ya lo veis, ella es el MITO TOTAL.

Casualidades de la vida el día que murió Sara también lo hizo Margaret Tatcher, una señora británica muy impresentable. Seguro que las dos se encontraron a las puertas del cielo y Dios tuvo que elegir a quien le abría la puerta. Yo estoy seguro de que escogió a Sara por su arte y su gracia manchega, a pesar de que mientras estaba esperando se fumaba un puro habano. También estoy seguro de que al entrar en el cielo, un segundo antes de que se cerraran las puertas, se giró para despedirse de “la impresentable” mientras le tiraba el humo a la cara exclamando un “¡Hasta luego!”. Así son los asuntos del cielo y el infierno. 

Así que bajo estas líneas, desde el más absoluto respeto y desde nuestro minúsculo rincón en el ciberespacio, rendimos homenaje a la estrella, a la mujer, al icono y a todo lo que se ponga por delante. Quién sabe si no fuese por estrellas como Sara cual sería nuestra concepción del estrellato y del “Star System”.

Hasta luego, SuperSara.

httpvh://youtu.be/ii0p94HIcrQ