¿Qué hace que una canción, que en principio no tiene nada que ver con el tema, se convierta en un himno mariconcil?

Le hicieron esta pregunta hace años a divas astronómicas como Cher, Madonna u Olivia Newton-John y las tres contestaron… “¡Ni idea!“. Ya, claro, nenas. Ni idea pero bienvenido sea ese superéxito si te da dinero, fama y encima todo el mundo te imita.

No vamos a hacer aquí una revisión erudita sobre las canciones que significan mucho y marcaron un hito en la historia del colectivo LGTB+ (¿se me ha escapado alguna sigla?), pero sí hablar sobre los temas que, por alguna razón (y aunque sea un misterio incluso para los compositores y artistas), lo siguen petando en discos, fiestas y en casas de toda mari que se precie desde hace décadas.

Así comenzamos con esta serie de artículos (que, por supuesto, es susceptible de ser completada por mis compañeras de teclas) con el himno de himnos.

Gloria-Gaynor-007
Tú ríete, cariño, pero este modelito lo rompía en los años setenta, ¿eh?; así que… cuidadito

Ya venía dando trazas de diva Gloria Gaynor aunque sin ella saberlo: con ese nombre y ese apellido (GAYnor, ¿hace falta decir algo más?) tenía todas las papeletas para convertirse en lo que es ahora y sigue siendo: una de las grandes de las discotecas gays, heteros, trans y hasta de la taberna de La Guerra de las Galaxias. Además, la Gaynor ya había tenido éxitos anteriores en los albores de la música disco, en 1975, cuando versionó con un poco más de punch un tema de los Jackson 5 de 1971, el celebérrimo Never can say goodbye.

50199330
Que de verdad que estas pintas se llevaban en los setenta, ¡cojone!

I will survive es una canción de Freddie Perren y Dino Fekaris, dos compositores profesionales de la factoría Motown, el sello discográfico de soul  puntero en los años 60. Cuando le enseñaron la canción a la Gaynor, en 1978, ésta la aceptó como un buen tema y poco más. I will survive se grabó sin muchos miramientos, pocos arreglos y sin coros que sustentaran a Gloria (en un momento en que en aquella época, 1978, las producciones de música disco bullían de miles de efectos de sonido, retoques pomposos y hasta se subían las revoluciones para hacer más chillonas las voces), quizás porque fue destinada a cara B de single, como así sucedió, pues el tema salió en la side two de su sencillo por aquel entonces, Substitute, una versión de los Righteous Brothers.

Te in-Teresa
Vivien Leigh: la mujer escorpión
Gloria+Gaynor+Substitute+402771
I will survive salió primero como cara B de single; quién lo diría, con lo que ha dado que hablar esta canción en los últimos treinta y seis años…

Esta cara B, I will survive, fue pinchada a placer por los DJ’s de Harlem y se oía en las emisores locales y piratas, quizás por su adictiva letra sobre una ruptura amorosa y por su sonido directo, sin artificios y sin ánimos de tirunfo.

En plena segunda revolución sexual, con la cultura gay-disco de San Francisco y Nueva York y la new wave británica, la canción se propagó como un reguero de pólvora y Polydor Records la sacó enseguida como cara A de single y ya la canción fue un bombazo. En el mismo 1978 yo recuerdo oírla insistentemente por la radio. La ponían en el segmento La juventud baila del programa televisivo Aplauso y hasta se oía en las fiestas del colegio. Yo la grabé en una de mis muchas cintas de, ay, Radio ECCA de Las Palmas.

giphy
Por si no te has enterado, Gloria te lo recuerda las veces que haga falta.

Como decíamos, la letra habla sobre una ruptura sentimental, pero también de arrostrar las dificultades, de volverse más fuerte y seguro, de no compadecerse y de seguir adelante; algo no solo muy feminista sino que casaba perfecamente con el espíritu de rebeldía y libertad de un colectivo, como el gay, que aún se estaba formando y saliendo a flote. Y, para qué negarlo, esto de verse abandonada por el que tú que creías que era el hombre de tu vida nos ha pasado a todas: es algo universal y de ahí que este tema le toque la fibra hasta a Íñigo Errejón. Esta letra, combinada con una música hedonista de fuerte raigambre disco (el beat de la batería marcando el paso, la línea zumbante de bajo que invitaba al contoneo) y unida a un estribillo muy fácil de recordar (y una genial interpretación de la Gaynor, claro)  convirtió a I will survive, por extensión, en un himno de toda aquella o aquel que quiera quemar corsés y vivir como le dé la gana.

Te in-Teresa
Desnudando a Bette Davis
Abdomen-de-la-talladora-del-vientre-cintura-corsés-del-entrenamiento-para-hombre-Abdomen-Trimmer-faja-reductora
Estoooo, gracias, Juanma, pero lo de “corsés” lo decíamos en sentido metafórico.

Tras este bombazo Gloria tuvo más éxitos, convirtiéndose, a finales de los setenta/principios de los ochenta, en una de las más grandes divas de la canción, al mismo nivel que una Donna Summer o toda una Barbra Streisand. Tras I will survive  tuvo otros éxitos, si bien menores, sin menoscabo de su gran calidad; Anybody wanna party, Midnight Rocker,  I kinda like me, I am what I am, Mighty High y, ya en el siglo XXI, Just Thinking About You o I never Knew.  Su buen momento llega hasta hoy mismo, que dentro de nada la tendremos actuando en España (Calviá, Valencia, Barcelona y Madrid). Cantante versátil y con  un gran rango vocal, como la inmensa mayoría de las vocalistas negras nacidas artísticamente en los años sesenta, a su vena disco, a la que nunca renunció, se une su viejo amor por el R&B, el soul y el góspel, estilos que empezó a cantar cuando era niña.

processed-wm
No me he retocado nada, ¿eh, nena?; todo es natural

I will survive conoce tantas versiones que no merece la pena ponerlas aquí en la palestra. Esto, que en principio no es malo (lo de las versiones, digo) cuando se va de las manos cae en lo vulgar y este auténtico himno a la superviviencia ha terminado siendo, muchas veces, pasto de fiestas de despedida de soltera, de espectáculos deportivos multitudinarios, de anuncios televisivos o de, horror, ¡bodas! En ese terrible momento, a las cinco de la mañana, cuando la fiesta toca a su fin y los amigos del novio están ya descamisados y con la corbata atada a la frente y las invitadas, descalzas y con media teta fuera.

78_Fotografo-de-boda-en-ceuta_Boda-El-Sarao
Pues cuando pongan “Paquito chocolatero” se cae el techo.

Con todo, vamos a poner una versión de la misma Gloria que da medida de lo universal y famosísima que fue esta canción.

La Gaynor fue invitada al Festival Viña del Mar de Chile en 1980 para actuar en el intermedio. La propia Gloria canta un trozo de su celebérrimo tema en ¡español! (y con una letra mejor que la que años después, ¡ay!, hiciera la gran Celia Cruz). Pero lo bueno no está en eso, sino que, en un momento de disparate del respetable, muchas personas de entre el público empezaron, Dios sabe por qué, a encender antorchas y Gloria paró la actuación  (minuto 7:05) y se encaró, en un buen español, con el público diciéndoles que o apagaban las antorchas o ella se iba del escenario. Glorioso, Gloria.