Nos gusta mucho que una editorial como Luhu organice (este es el segundo año que lo hace) un concurso de literatura queer, dando voz a otro tipo de historias que normalmente no se atreven a publicar editoriales más importantes ni que solemos ver en las librerías. En esta ocasión, el finalista ha sido la novela Heroína , de Fran Roselló.

Heroina-lgtb-hulu

Heroína es la historia de una misteriosa drag queen de la que nadie conoce su verdadera identidad. Siempre protegida detrás de un antifaz y vestida como la protagonista de un cómic de superhéroes, triunfa en discotecas de toda España y acaba convirtiéndose en un icono gay. Pero detrás de Heroína está Alejandro, un veinteañero que tenía como muchos, un futuro muy complicado sin trabajo y sin muchas posibilidades de obtenerlo hasta que se metió en el papel de reina de la noche. Muy pocos conocen su secreto, pero no es lo único que el joven esconde.

A nadie se le escapa que trabajar como imagen de una discoteca es mucho más que beber copas y hacerse fotos mientras paseas con vestidos extravagantes sobre unos taconazos; Fran Roselló nos introduce en la vida de Alejandro/ Heroína, pudiendo asistir como espectadores a la realidad de un personaje que tiene mucho que ocultar. Todos hablan de Heroína, nombre que es un juego de palabras entre su actitud de superheroína y la droga que consume. Claro que parte de esos rumores los difunde el propio Alejandro…

Es una novela que habla de muchas cosas que conocemos, o creemos conocer, de lo que vemos cuando vamos de marcha. Una historia realista, sucia y en la que detrás de una trama y unos personajes aparentemente sencillos, encontramos una realidad que tiene muchas capas, más oscuras a medida que avanzamos en la historia.

Francisco Roselló es licenciado en historia del arte y biblioteconomista. Nos dice que siempre escribe sobre personajes LGTB para darle más visibilidad y también nos ha llamado la atención que una de sus influencias sea el cine de Almodóvar. Efectivamente, leyendo Heroína nos sumergimos en un mundo un tanto alocado en la superficie, de personajes extravagantes con una extraña combinación de inocencia y perversión, y cuando conocemos al círculo de amigos de Alejandro y el mundo en el que se mueve su alter ego Heroína nos encontramos con escenas que bien podrían ser parte de una historia del director manchego.