• La Academia Sueca incluye el pronombre neutro “hen” en la nueva edición de su diccionario de referencia.

En la redacción de Estoy Bailando somos muchos y muy plurales aunque curiosamente todos somos hombres cisgénero blancos, así que parece que he empezado este artículo mintiendo. Sea como sea, sabiendo que no estamos para darle lecciones a nadie, sí hay un tema que de vez en cuando causa peleas que ríete tú de las de Gran Hermano: los pronombres neutros.

“ELLA” “ELLE” “ELLO” “¡PUTA!”

A mí personalmente es un tema que me fascina, sobre todo desde que hace poco conocí a la youtuber Asadaf en el encuentro de medios LGTB que organizó la revista Canino hace unas semanas en Madrid y explicó que si no se identifica como chico ni como chica ¿cómo te refieres a ella? Pero por otro lado no entiendo la necesidad de “neutralizar” cosas como “los alumnos” y cambiarlo por un “lxs alumnxs“. Primero porque me sangran los ojos y segundo porque el castellano reconoce ya de por si la neutralidad del término y que al decir “los alumnos” no te refieres a que sean todos varones sino a que son un grupo. Pero claro ¿por qué el neutro es masculino?

Así acabo yo

Para que estas cosas no pasen, en Suecia han decidido empezar a cambiar un poquito el lenguaje. Así no me estalla la cabeza cuando aprenda sueco (ja-ja) y además -tal vez más importante que mi cabeza- para que todo el mundo se sienta identificado y respetado en el lenguaje.

En los años 60 las asociaciones feministas suecas empezaron a pedir la creación de un pronombre neutro que sustituyera al masculino como neutro. Para ellas era una forma de promover la igualdad y de simplificar el lenguaje al referirte a alguien cuyo género es desconocido o irrelevante. Nada de “él o ella“, sino “elle”, para que me entiendas. Pero a las feministas de los 60 nadie les hizo demasiado caso y la idea del pronombre neutro, que la cogieron de los Finlandeses que hace siglos que usan el “hän” (no Solo), no cuajó.

Te in-Teresa
“Pánico gay”: un coladero legal para la homofobia

Pero entonces llegaron las personas trans. Sí, parece mentira pero cuántas cosas le debe el colectivo LGTB a las personas trans ¿eh? Pues el colectivo trans recuperó la idea de las feministas y empezó a utilizar el pronombre “hen” en lugar del “han” (él) o el “hon” (ella) para referirse a las personas trans o a las personas que no se identifican con ninguno de los dos géneros, que es lo que le pasa a Adasaf.

La Academia Sueca (de la lengua, no de OT), que son los mismos que conceden el Nobel de Literatura, ha decidido oficializar el “hen” en la próxima edición del SAOL (el diccionario de referencia sueco del que salen todas esas palabras inventadas del IKEA) porque admiten que su uso se ha estandarizado hasta el punto de que al menos una vez al día aparece en periódicos, carteles de publicidad, libros de texto, blogs y foros de internet. Así lo explica la profesora Karin Milles, de la Universidad de Södertön, que explica que además el “hen” ya es utilizado habitualmente por “políticos, profesores de escuelas y universidades. Ha habido algún caso incluso en el ámbito de la justicia. Pero, sobre todo, son los jóvenes los que más rápidamente lo están incorporando a su vocabulario.

Pues ante todo esto sólo puedo decir:

Hasta que venga la otra redactora a llevarme la contraria. Retransmitiremos el “Debate en el barro” en directo.

Fuente | La Vanguardia

  • little Bab

    ¿Habla alguien de mi en el artículo?