"Hola, soy Martin Shkreli y os voy a explicar las noticias de última hora... desde la cárcel"

La red social expulsa al especulador de medicamentos Martin Shkreli por acosar a una periodista por la que estaba obsesionado.

[divider]Actualidad | La puta actualidad[/divider]

A Martin Shkreli le conocemos por ser el señor que cogió un medicamento que costaba cuatro duros, especular con su precio, subirlo un 5000% y dejar a personas con VIH, embarazadas y otras personas que necesitaban el Daraprim (unas pastillas para tratar la toxoplasmosis) con el culo al aire.

Desde que Turing Pharmaceuticals, la empresa de la que Shkreli es CEO, compró la patente del medicamento y él decidió hacerse de oro cambiando su precio de 13 dólares a 750, el chico se ha convertido (por méritos) propios, en el hombre más odiado del mundo. Aquí no se ha hablado mucho de él, pero en Estados Unidos causó tal revuelo que el FBI lo detuvo (y está pendiente de juicio por el tema), la prensa lo puso a parir y hasta Los Simpsons se rieron de él.

Pero no hacía falta mirar sólo lo que Shkreli hace en sus compañías para ver que el tío es, voy a decirlo, un imbécil. En su cuenta de Twitter fardaba siempre que podía del dineral que tiene y llegó a comprar un disco inédito de Wu-Tang Clan para guardarlo en una caja y que no lo escuche nadie jamás. Pero las cosas cada vez se ponen más complicadas para él porque a pesar de sus millones no puede hacer lo que le dé la real gana y mira, que se joda.

Twitter acaba de banear a Shkreli de la red social por haber orquestado una campaña de acoso sexual a una periodista. Lauren Duca es una escritora que trabaja para Teen Vogue (entre otras publicaciones) que escribió un artículo muy crítico contra Donald Trump y de la que Shkreli se encaprichó.

Te in-Teresa
#LoQueKayga - Al rugby se viene bailado (y bien bailado)

Primero empezó mandándole tweets e invitándola a la toma de posesión de Trump, a lo que ella respondió diciendo que prefería comerse sus propios órganos. A Shkreli no debió sentarle bien lo de no poder conseguir algo a golpe de talonario y fue entonces cuando empezó a acosarla subiendo fotos de la periodista a Twitter, pegando su cara sobre las del marido de la chica, riéndose del hecho de estar obsesionado y, cómo no, invitando a sus followers a participar en el juego.

Hasta que Duca se hartó y escribió a uno de los fundadores de Twitter preguntándole cómo podían permitir eso.

Pues no lo permitían: Twitter ha baneado a Shkreli.

Espero que la próxima noticia que os demos sobre este tipejo es que ya está en prisión.

Eso o que nos ha donado todos sus millones con los que prometemos hacer el bien y comprarnos muchas boas de pluma y bajar los precios de todos los medicamentos que podamos. Gracias.

[divider]Fuente: Queerty[/divider]

  • ese odio hacia la humanidad es seguramente fruto de muchas calabazas. con esa cara…