• Finlay Wilson, la estrella de un vídeo viral en el que aparece haciendo yoga con un kilt escocés, recibe amenazas homófobas en su casa por esta razón

Finlay Wilson es un profesor de yoga que vive en la ciudad escocesa de Dundee y que cuenta con bastantes seguidores en las redes, no sólo porque el yoga despierte pasiones y encendidos y animadísimos debates sobre las mejores posturas y nuevos métodos pedagógicos sino porque… bueno, porque es un señor que luce muy bien en las fotos, y esto explica en parte el tirón que tiene su instagram con más de 60.000 seguidores.  El chico, al fin de cuentas, es eyecandy, como probablemente sea buena parte de vuestro timeline en Instagram, que nos conocemos todas.

Es posible que ya lo conozcáis porque hace poco mucha gente se volvió creisi perdida con su vídeo en el que aparecía practicando yoga en un bosque escocés acompañado del modelo (y Mr Escocia 2016) Tristan Cameron-Harperin, en el que ambos aparecían vistiendo tan sólo un kilt. Es incluso posible que hasta tu madre te lo pasara por whatsapp; al fin de cuentas, ver a dos chicos guapos y barbudos enseñando carne y haciendo posturas nos gusta a (casi) todas, y en cualquier caso está claro que los chicos no estaban haciendo nada de escandaloso, de prohibido, o de mal gusto. (Bueno, salvo para algunos medios británicos que se apresuraron, con esa extraña nostalgia del victorianismo y la obsesión anglosajona por demonizar el cuerpo, a clasificarlo como NSFW)

Algo que nos llamó la atención cuando nuestros contactos empezaron a colgar el vídeo en sus muros es que no faltaba el amigo-de-un-amigo que ponía un comentario idiota  que se podía resumir como “jeje, estos dos son maricones” o “¿Ahora dan clase de yoga para gays?” Amigas, el mundo está, por alguna razón, llena de personas que no necesitan etiquetas y que no entienden para qué las pueden necesitar otros, salvo para sentirse muy a gusto con la de heterosexual y que necesitan dejar claro que si han visto dos hombres sin camisa es o bien porque son maricones (los descamisados, no ellos que lo ven, ¡no vayamos a pensar ni por un instante!) o porque es algo para gais.

Esta semana Finlay ha denunciado que ha recibido un anónimo manuscrito  en su casa de Dundee dirigida al gay que vive en el número 45 en el que le dicen que le están vigilando desde que colgó el vídeo, que tenga cuidado y que debe marcharse de la ciudad. Asegura que al principio se sintió molesto, pero que ahora está furioso porque alguien se sienta con derecho a amenazarlo de esta manera por la intolerancia de sus creencias. Mientras tanto, la policía de Escocia está tratando estas amenazas como un posible crimen de odio.

This morning both of the @kiltedyogis were at @perthracecourse for a photoshoot and I got to ride the horse bareback around the track! This comes on the back of a week of being targeted in my home by homophobic hate mail from my neighbours, threatening me and my dog's safety if we don't leave. I don't respond well to threats. I won't back down. I won't stop. I won't cower in fear. I carry with me the hearts of all my friends and loved ones and if you attack me, you attack an army! #notindundee #notinscotland #yoga #dundee #beard #gay #strength #horse #menofyoga #mendoyoga #yogadudes #yogaguys #boysofyoga #flexible #ukyoga #ukyogis #practicedaily #omyogaboy #forrest #forrestyoga #yogaeverydamnday #yogaeveryday #visitscotland

A post shared by Finlay Wilson (@finlay0901) on

Hace unas horas el profesor de yoga colgó en su cuenta de Instagram esta foto que podéis ver arriba en la que dice que después de haber recibido estos ataques no piensa acobardarse, no tiene intención de irse de su casa y que no responde bien a las amenazas.

Te in-Teresa
Agresiones y una activista detenida en el mayor Orgullo LGBT de San Petersburgo hasta la fecha

Y ahora, antes de que saquéis los colmillos y empecéis a aullarle a la luna, queremos comentar dos cosas:

La primera es que Finlay, aparte de ser una figura conocida en las redes, trabaja como colaborador de la BBC, lo que le ha servido tanto para que su vídeo se difundiera al principio como para dar a conocer lo que le está pasando ahora. En realidad no nos interesa la orientación sexual de los chicos que aparecen en el vídeo, ni nos vamos a  poner a investigar sobre ella en las redes. Lo más interesante de la historia, sobre todo para los que pensáis que está todo normalizadísimo y que exageramos con tanto drama y con tanta noticia de agresiones y amenazas, es que cualquier mínima desviación de la heteronorma más rancia (como que dos señores hagan ejercicio con muy poca ropa y mostrando torso) es suficiente excusa para que un idiota decida que lo que hagas con tu vida y con tu forma de promocionar tu negocio es intolerable y que tiene derecho a insultarte y amenzarte. Ahora pensad si para muchos es tan sencillo como para estos kiltedyogis soportarlo y denunciarlo.

Por último, que a algunos os vemos venir antes de que empecéis a teclear, no es que este señor (al que conocimos hace un mes por su vídeo y en el que, sinceramente, no volvimos a pensar) nos caiga mejor o hayamos escrito el artículo porque sea atractivo, tenga buen cuerpo y lo luzca. Lo hubiéramos escrito igual si tratase de un profesor de yoga bajito, feo y vestido de la cabeza a los pies que hubiera recibido amenazas homófobas y hubiera llegado a hacerse conocido.

Fuente: BBC

Deja tu comentario