• El sistema automático de reconocimiento de imágenes impedirá que estas se distribuyan por Facebook e Instagram y que se compartan por Messenger.

Si nos ponemos muy estrictos, el revenge porn es compartir cualquier foto sexual o íntima de una persona que no ha dado su consentimiento para que la imagen circule. Todos sabemos que moralmente está mal y sin embargo todos sabemos también que nos hemos hecho y enviado fotos sin ropa que no sabemos a dónde pueden haber ido a parar y quién las puede haber visto, precisamente porque a todos un amigo nos ha enseñado la foto en el móvil del nude que le mandó a su vez un amigo (y a veces un amigo de un… conocido).

Dependiendo del calentón del momento, de las personas de las que se trate (que nunca lo sabrás, porque si lo ha visto una lo pueden ver mil, o un millón) y de muchas cosas más te puede hacer más o menos gracia que haya personas que no conozcas que han visto tus fotos que tú sabiendo (suponemos) lo que hacías decidiste hacer y enviar a alguien en concreto. Está claro que igual no te hace absolutamente ninguna gracia y puedes entrar en modo destroyer y acabar montándola, pero hoy estamos hablando de personas que ven cómo otras (normalmente exparejas que tienen seriamente que hacérselo mirar, o “amigos” con un sentido muy retorcido de lo que es la amistad o una broma) se dedican a compartir de forma compulsiva imágenes íntimas, muchas veces acompañándolas de información personal y datos de contacto, como forma de venganza y para hacer sentir mal a la víctima. Es algo que en los peores casos puede terminar arruinando la vida de las personas de muchas maneras diferentes y como ya os hemos contado afecta especialmente a mujeres y a personas LGTB.

Te in-Teresa
#DRAMA QUEEN (literalmente): La Reina de Inglaterra prohíbe el Grindr en su palacio

Últimamente se ha criticado mucho a Facebook por no hacer nada para impedirlo por ser una de las plataformas que estaban contribuyendo a que se difundiera revenge porn y la red social acaba de anunciar que empleará tecnología similar a la que ya se usa para evitar la difusión de pornografía infantil. Lo realmente positivo es que se busca perseguir lo que verdaderamente está mal, que es compartir este tipo de imágenes para hacer daño, y no a la víctima, que es lo que se suele hacer cuando se dan consejos como “si no quieres ver tu foto en internet no la compartas o, mejor aún, no te hagas la foto” 

Definitivamente, no necesitamos este tipo de consejos

El procedimiento es muy sencillo y realmente está por ver que sirva para algo: en primer lugar, si ves una foto tuya circulando por donde no debería debes denunciarla y después debe ser revisada y borrada por un empleado de Facebook. Aquí es donde está el primer problema, porque ya sabemos que no es una red nada tolerante con el desnudo y muchos usuarios ya saben que hay muchas formas de compartir la imagen sin pasar por sus muros. En cualquier caso, si un moderador la elimina y la etiqueta como una imagen que se ha usado sin permiso, el nuevo motor de rastreo de imágenes impedirá que se pueda volver a publicar en Facebook, en Instagram e incluso que se pueda enviar usando Messenger. Imaginamos, aunque no lo mencionan, que incluyen también los mensajes privados dentro de Instagram. De Whatsapp, que también pertenece a Facebook, no han dicho de momento nada.

Se supone que lo que quieren hacer con este nuevo sistema es evitar que una foto llegue a hacerse viral desde el momento que el propietario (no olvidemos que en la mayoría de los casos es la propia víctima quien se ha hecho la foto) denuncia que su imagen está siendo empleada en un acto de venganza. Ahora, veremos si este nuevo mecanismo realmente termina logrando su objetivo, conociendo  la (in)eficacia de la moderación de Facebook y casos como el de un tuitero bastante activo y conocido, con aspiraciones de actor porno, al que le borraron su cuenta de Instagram por sus fotos desnudo mientras no mueven un dedo ante cuentas que claramente las están usando para suplantar su identidad zorrear como hacen muchos que confunden estas apps con el Grindr.

Te in-Teresa
Top2bottom: el juego de mesa marica definitivo

Fuente | The Telegraph

Deja tu comentario