Un policía de Saint Louis denuncia que le dijeron que si quería un ascenso iba a tener que “bajar la pluma”.

[divider]Actualidad | Alerta Homo[/divider]

Seguramente alguna vez te has preguntado por qué no hay un maricón en Puente Viejo. Ya lo explicaba Paquita Salas, que les mandó un chico buenísimo y en Puente Viejo le dijeron que se les iba de pluma, “¿y qué hago? ¿le bajo la pluma?

¡Maricones ha habido toda la historia de la humanidad!

Pues algo así es lo que el Sargento Keith Wildhaber dice que le ha pasado: que le dijeron que si quería un ascenso tenía que bajar la pluma.

Según la demanda que Wildhaber presentó en los juzgados de Saint Louis el pasado 10 de enero, el policía estaba de visita en el restaurante Bartolino en 2014 cuando el propietario (John Saracino, miembro del comité civil de la policía) le dijo que “La dirección tiene un problema con tu sexualidad. Si alguna vez quieres ver una camisa blanca (conseguir un ascenso) tienes que bajar la pluma“. En inglés “tone down your gayness“.

Es por ello que en la demanda Wildhaber asegura que “los acusados creen que el comportamiento del demandante, sus manierismos y/o su apariencia no encajan en el estereotipo de lo que debería ser un ‘macho’“.

Se da la casualidad de que Wildhaber forma parte de un comité creado por la policía de Saint Louis que busca asegurar que todos los miembros del cuerpo (de policía, se entiende) son tratados de forma igualitaria, especialmente las personas LGTB; además de llevar 23 años siendo policía, haber pasado 4 años en el ejército y haber sido condecorado con una medalla al valor por salvar a una persona de un coche en llamas.

Te In-TERELU:  Dos actores porno gays baneados de Facebook por... besarse

Así que lo de que se “baje la pluma” pues claro, ha pillado a todo el mundo por sorpresa. Sobretodo a Saracino, el dueño del restaurante, que ha respondido a la demanda diciendo que es mentira, que él nunca ha tenido esa conversación: “Yo nunca diría algo así. No soy yo.

Estaremos muy atentos a este nuevo capítulo de The Good Wife para ver quién tiene razón. Mientras tanto, os recordamos que la pluma no tiene nada de malo, que la plumofobia no es otra cosa que machismo y que el machismo es feísimo. Pero feísimo de verdad.

[divider]Fuente: Queerty[/divider]