(Foto: Andreas Solaro / AFP)
  • El Vaticano recibe al Primer Ministro de Luxemburgo junto a su marido, al que da tratamiento de consorte.
  • Consorte de limón, de fresa o chocolate.

No voy a negarte que así en general a mí el Vaticano me da mucha pereza. Lo que digan, lo que hagan, me lo paso por la plaza de San Pedro. Pero no puedo negarte que cada gesto, cada palabra, cada mirada me tiene enamorada del Papa y los siete suyos es importante.

La semana pasada Xavier Bettel, el Primer Ministro de Luxemburgo, visitaba el Vaticano y lo hacía en compañía de su marido. Por cierto, queridos medios de derechas que ponéis “marido“, así entre comillas: sois unos rancios que no hay quién os mire a la cara. Es su marido y punto. Sin comillas. Si os pica, pues os jodéis.

Xavier Bettel (izquierda, izquierda) y su marido (derecha, derecha). Adelante, detrás, un, dos, tres. (Señoras emocionadas en la oscuridad: nuevo disco de Björk.) 

Cuando Bettel anunció su visita al Vaticano no estaba muy claro qué iba a pasar cuando lo recibieran; porque el Papa Levante Francisco irá muy de moderno dando abracitos a transexuales pero la Iglesia Católica sigue siendo igual de homófoba que cuando Franco les hacía monumentos. Pero finalmente la pareja, que acudía a una cumbre a la que asistieron otros líderes políticos de Europa en la que se celebraba el 60 Aniversario de los Tratados de Roma, fue recibida sin problema alguno por el Arzobispo Ganswein; uno de los líderes de la Iglesia que es, además, secretario personal del Papa Emérito Benedicto Equis Uve Palito.

Ha sido un gran placer y un honor para mí y Gauthier ser bienvenidos por el líder de la iglesia Católica.

Te in-Teresa
Las Crónicas de la Posada: Confidencias y Secretos

No hay que olvidar, por cierto, que el propio Papa Francisco se negó en rotundo a que Francia enviara como embajador en el Vaticano a Laurent Stefanini, un señor abiertamente homosexual.

“Bienvenidos, os vais a sentir como en casa”

Pues esta vez el Vaticano ha recibido a un hombre gay y a su marido aunque, eso sí, en lugar de marido le han llamado “consorte”.

“Cariño, quiero un lavabo así en casa.”

A todo esto los Vaticaners están que trinan porque claro, ¡qué hace un maricón con su marido en el Vaticano! Porque todos sabemos que en el Vaticano no hay ningún hombre gay. Y es verdad, todos los gays del Vaticano no están en el propio Vaticano sino en la sauna gay que hay al lado.

Eso no ha evitado que se hayan enfadado con Pablo Iglesias por haber puesto este tweet. Aunque también te digo que a Pablo Iglesias no le hace falta decir nada para enfadar a los Vaticaners.

Fuente | Infovaticana

Deja tu comentario