Un líder religioso sijista ha dicho en el parlamento australiano que el matrimonio igualitario acabará con la raza humana. Y se ha quedado más ancho que largo. 

[divider]Actualidad | Ley y Orden[/divider]

No sabemos a qué espera Roland Emmerich para rodar esta película. Ya intentó hacer algo gay con Stonewall y fue un desastre, pero 2012 le salió divertida. Así que ¿por qué no unir las dos? ¿Por qué no contar la totalmente creíble historia de los gays que se casaron y destruyeron LA CIVILIZACIÓN ENTERA?

RECREACIÓN: Una limusina cualquiera de camino a una boda gay

Si necesita ayuda con el guión puede hablar con Bawa Singh Jagdev, un parlamentario australiano (líder de la comunidad sij en el país), al que en su momento condecoraron con la Orden Australiana (que es lo que hacen los ingleses con los Sir, pero ahí abajo), firme luchador de los derechos de las minorías (que le gustan), activista contra el racismo (aha);  que el otro día dijo en el parlamento que estamos todos locos porque queremos acabar con todo. Con absolutamente todo.

Bawa Singh Jagdev, un señor muy preocupado (ojo) con el racismo en Australia

Lo que los defensores de esta ley proponen y apoyan va contra las leyes de la naturaleza. Dios creó a los humanos en este planeta para que propagaran la raza humana y no para destruirla. Esta ley destruirá la raza humana al completo.

¡El matrimonio igualitario ya está aquí!

No me voy a poner a explicarte lo que es el sijismo porque chica, bastante tengo con lo mío y para eso se inventó la Wikipedia. Pero es que de verdad, ¿no hay ninguna religión que nos deje tranquilitos? Si al final vamos a morir todos y Dios se pasa el día ahí arriba diciendo quién va al cielo y quién al infierno, pues ya iremos al infierno en su momento; qué obsesión. ¡Ni siquiera nosotros pensamos tanto en matrimonios homosexuales!

Total, que dice Bawa Singh Jagdev que bueno vale, que si queremos los maricones nos arrejuntemos pero que no lo llamemos matrimonio, que lo llamemos “homo unión“.

Por si acaso piensas que a lo mejor al hombre le apretaba mucho el turbante y le faltaba riego sanguíneo y no tenía claro lo que estaba diciendo, en declaraciones posteriores a Buzzfeed (posteriores a su charla en el parlamento, se entiende) explicó a qué se refería con lo de que vamos a acabar con la raza humana:

Si una persona gay se casa con otra persona gay, no producen nada. Imagina que adoptan a un niño y se vuelve gay. ¿Cómo ayuda eso a incrementar la población? Después de unos años, o siglos, ya no quedará nadie. No habrá ningún hombre ni ninguna mujer. Todo habrá acabado.

Y todo porque, como todo el mundo sabe, los hijos de parejas gays siempre son gays igual que los hijos de parejas heterosexuales siempre salen heterosexuales. Y si tus padres son heterosexuales y tú has salido gay pues te jodes y te callas, que les afeas las estadísticas y entonces ¿cómo van a defender que son unos homófobos gilipollas sin decir que son homófobos y gilipollas? ¿EH?

Pero chica, qué escándalo. Un señor religioso diciendo en el parlamento que los gays vamos a acabar con la humanidad. ¡Esas cosas no pasan en España! ¿eh? ¿EH? ¿EEEEEEH?

Por suerte la izquierda australiana ya ha salido a decir que esos comentarios son “inapropiados e irrespetuosos“, y todo esto mientras aún nadie tiene claro qué coño va a pasar con el matrimonio igualitario en Australia. Recordarás que el primer ministro quiso montar un referéndum para que la gente votara si lo legalizaban o no, pero como la cosa se iba de madre (iba a costar unos 200 millones de dólares australianos) y en realidad los únicos que querían votar eran los que se oponen al matrimonio (el resto entendía que esas cosas no se votan, se legislan y punto) al final el senado se cargó el referéndum.

Ahora las organizaciones que luchan por el matrimonio igualitario en el país tienen claro que es hora de que el parlamento presente una ley y se vote de una puñetera vez, y además han lanzado una campaña de publicidad exigiendo que el voto de esa ley no se someta a la disciplina de partido y los parlamentarios voten como les apetezca (sabiendo, como saben, que incluso en las filas conservadores hay políticos a favor del matrimonio; porque de hecho la gran mayoría de la sociedad está a favor de legislarlo de una vez). En un anuncio que se está emitiendo en televisión estos días, la campaña deja claro el mensaje: las personas LGTB pueden salvarte la vida, pueden operarte, pueden luchar por ti, pueden apagar un fuego… Pueden pagar impuestos como todos, pero no pueden casarse.

Nosotros hacemos nuestro trabajo, va siendo hora de que los políticos hagan el suyo.

[divider]Fuente: Buzzfeed[/divider]

Deja tu comentario