• HazteOir lanza a las calles un autobús con un claro mensaje transfóbico y aseguran que quieren pasearlo por toda España para transmitir “la verdad”.

Cuando insistimos una y otra vez en la necesidad de leyes que protejan al colectivo LGTB, lo hacemos teniendo en cuenta que siempre hay grupitos de personas a los que les gusta tocar lo que no suena. Gente a la que no le importa vulnerar tus derechos, los más fundamentales, para tratar de imponer su visión del mundo a los demás.

Sí, es una forma elegante de decir que gilipollas hay en todas partes.

En HazteOir (que conste, no estoy planteando ninguna relación entre lo de los gilipollas y HazteOir) se han cansado ya de luchar contra el matrimonio igualitario: una década después de que se aprobara en España no han conseguido mover ni una coma de la ley. De hecho les ha funcionado tan poco el invento y son tan conscientes de que su imagen está por los suelos que están en proceso de cambiar su marca por la de CitizenGo. Y lo peor (para ellos) es que aunque el PP mantuvo su recurso de inconstitucionalidad hasta el final, hasta a los populares (los que dicen que HazteOir es una organización de “interés público) les da pereza meterse a debatir sobre algo que todo el mundo tiene ya asumido: las familias homosexuales también son familias.

Así que como se han dado cuenta de que el enemigo a batir es imbatible, han decidido centrar sus miras en otro colectivo. A HazteOir ya no le importa tanto que hay gays en los anuncios (salvo los de El Corte Inglés, que es la única empresa que aún les hace caso), su nuevo objetivo son los menores trans.

Este bonito autobús que ves ahí arriba ha estado circulando esta mañana por Madrid, haciéndose una ruta de colegio en colegio. Porque ya sabéis lo poquito que le gusta a estos cristofrikis lo de que se adoctrine a los menores. “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen.” dice el mensaje del autobús naranja (en Ciudadanos no deben estar muy contentos) que añade debajo que “Si naces hombres, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo“. Lo cual es muy divertido no sólo porque los hombres nazcan y las mujeres sean, sino porque es justo lo que dicen las personas transexuales: una persona que nace hombre es hombre y una persona que nace mujer es mujer, independientemente de lo que tengan entre las piernas.

Te in-Teresa
#LoQueKayga: ¡Qué Trabaje Conchita (Wurst)!

Como la única información que teníamos sobre el tema eran los tweets que circulaban por nuestro timeline y una “primicia” de una web gay que no entiende muy bien el significado de la palabra primicia, nos hemos ido a Actuall (el portal del amor y de la ultraderecha) para que nos explicaran de qué va el tema.

Que mira, no sé tú pero yo también estoy harto de que los autobuses me mientan.

Según cuenta allí un tal Juan Robles, el autobús es “una contra-campaña para responder al anuncio de la asociación Chrysallis que hace unas semanas publicitó en varias marquesinas (…) que ‘las niñas tienen pene y los niños tienen vulva’“. Parece que Robles tiene problemas de comprensión tipo lo de la “primicia“, porque lo que decía la campaña de Chrysallis (que sufrió la ira transfóbica de toda esta panda) era que “Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo“. Y ciertamente mira que era sencillo, pero Robles no lo ha entendido. (Ya que estamos, vale la pena recordar que el Partido Popular fue el único partido que no condenó los ataques transfóbicos a la campaña. Por si alguien quiere venir ahora a decir que es somos unos Podemitas y que el PP es muy moderno.)

Por suerte no hace falta que perdamos el tiempo en explicárselo, porque los de HazteOir suelen entender mejor las leyes. Leyes como la de la Comunidad de Madrid contra la LGTBfobia, que desde Actuall y HO saben perfectamente que están quebrantando y de ahí que en el mismo artículo de robles explique que “mientras nadie les obligue a lo contrario, la ruta de este autobús ‘de la verdad’ recorrerá diferentes ciudades de la geografía nacional“. En el fondo, reconócelo, es muy gracioso verles hacerse las víctimas.

Te in-Teresa
Mercedes Milá e Ignacio Arsuaga: las dos caras de la misma "libertad de expresión"

Por cierto, que en el mismo autobús hay una url que dirige a un formulario para solicitar el panfleto LGTBfóbico que la asociación hizo llegar hace unas semanas a varios colegios de la geografía española y que fue condenado por todo el mundo con dos dedos de frente. La Generalitat de Catalunya, por ejemplo, dijo que iba a investigarlo para comprobar si quebrantaba la ley 11/2014 contra la LGTBfobia y sancionar a la asociación.

Aunque no te vengas muy arriba pensando que por fin vas a poder tener el panfleto de mierda marras en tu casa, porque no parece que realmente tengan ninguna intención más allá de hacer ruido.

Y pagar multas. Porque las acabarán pagando. Es lo que tiene la LGTBfobia, que ya no sale gratis.

  • RepeLust

    Como se corea en las manifestaciones: “esto es lo que pasa por tener un gobierno facha”.