Cuando en Aterriza como puedas el comandante le pregunta al niño “Joey, ¿te gustan las películas de gladiadores?” no podemos evitar soltar una carcajada enorme. Y por más veces que veamos esa escena nos reímos igual que la primera. Y es que no podemos evitar recordar el homoerotismo existente en esas películas de romanos donde se une el fetichismo por los pechos musculados con el de los uniformes con plumas en la cabeza.

ben-hur-remos

Sin duda la peli “de romanos” por experiencia es Ben-Hur (la versión de 1959) que cuenta la historia en Juda Ben-Hur y Mesala, amigos en la infancia y enfrentados ahora por sus creencias. La pregunta es ¿ese homoerotismo que desprenden nos lo inventamos nosotros o estaba realmente ahí? La duda se despejó en 1995 cuando Gore Vidal, uno de los múltiples guionistas del film, declaró en el famoso documental El Celuloide Oculto que, efectivamente, la relación entre ambos era bastante mariconcil y que ante la necesidad de mantener un argumento que aguantara las tres horas de duración decidieron añadirle ese subtexto gay que se expresa únicamente en imágenes a través de gestos y miradas, sin decir nunca lo que está pasando.

Vidal también cuenta que le contaron el “argumento real” a Stphen Boyd (Mesala) ocultándoselo a Charlton Heston, que como todos sabemos es un poco radical para ciertos temas. Así que suponemos que durante el rodaje debieron reirse mucho a sus espaldas al verle interpretar con tanta intensidad a un homosexual sin tener ni idea de lo que estaba haciendo. Obviamente, cuando Heston se enteró de que había interpretado a un maricón homosexual montó en cólera y se dedicó a desmentir lo dicho por el guionista con descalificaciones varias por ambas partes Te dejamos con la explicación detallada del propio Gore Vidal:

  • Adrián Fraguas Alegría

    ¡Ay! Peplum lo que me gusta a mi. Lo mío con los centuriones romanos es fetiche duro, duro…

    • little Bab

      Mira, compartimos fetiche pero… ¿A quién no le pone un cinturón? Digo… un centurión?