Varios actores se lamentan en Twitter de la muerte de Killian James por culpa de las drogas, para luego descubrir que el chico no estaba muerto, estaba de parranda y partiéndose el culo de risa. Maravilloso.

[divider]Actualidad | La puta actualidad[/divider]

Si nos pusiéramos a hablar de todos y cada uno de los escándalos y noticias heavys que rodean al mundo del porno gay, tendríamos que abrirnos una página nueva porque esto es un no parar. Pero lo que ha pasado con la supuesta muerte de Killian James nos ha parecido tan heavy, Juana, que no podemos no contároslo.

Killian James comenzó su carrera como actor porno y escort en 2013. Tres año después, en 2016 (por si no sabes sumar), se retiró; y lo hizo porque lo suyo era un escándalo constante. Peleas con las productoras, peleas con otros actores, peleas con otros escorts… Y lo más grave: problemas con las drogas. En el año de su retirada, como apuntan desde Str8UpGayPorn, James era más conocido por sus amenazas a otros actores, por sus mails racistas (algo que ya casi parece una lamentable tradición), por aparecer en un vídeo en directo con síntomas de estar colocadísimo o participar en una peli bareback después de haber dicho que nunca haría porno bareback porque su padre murió de SIDA; que por su trabajo.

Con ese historial a Ian Greene, otro actor porno, no le sorprendió recibir un mensaje de alguien que decía ser muy cercano a la familia de Killian que le aseguraba que James acababa de morir en lo que parecía una sobredosis/suicidio:

Como no parecía haber ninguna fuente oficial que confirmara la noticia de la muerte de Killian James, los tweets de Greene fueron recibidos con una sana incredulidad por parte de muchos. Varios eran los que comentaban que Killian era un chico adorable pero que cuando empezó a tener problemas con las drogas su carácter cambió totalmente.

Te in-Teresa
#FF #FOLLAONFRIDAY - 25 de Octubre de 2013

Poco después de que la noticia saltara a Twitter, otros actores empezaron a recibir el mismo mensaje del mismo “fan” cercano a la familia confirmando la muerte del actor:

A los de Str8UpGayPorn la cosa les olía muy rara y al hablar con los actores que habían publicado los tweets de condolencias porque habían recibido el mensaje del tal “Phil”, la cosa se empezó a ir de madre. Algunos, como Brandon Wilde, llamaron a la policía para que fueran a casa de Killian James a comprobar si realmente estaba muerto porque, según los registros oficiales, el nombre real de Killian no aparecía como fallecido.

Y entonces aparece en Twitter una conversación de alguien que dice que acaba de estar en el gimnasio con Killian y que todo era mentira:

Y poco después es otro actor porno, Seth Knight, el que enseña una captura de pantalla en la que se ve una conversación con el propio Killian (PK, su nombre real) en la que se ríen del tema. Y, lo peor, acusan a Ian Greene y a Str8UpGayPorn de haberse creído una mentira y haber publicado las condolencias y las noticias para “llamar la atención“:

Evidentemente, a Greene esos mensajitos le han sentado como una patada en el culo y ha dicho en su Twitter que se alegra de que Killian esté vivo pero que para él está totalmente muerto. Y no es el único actor cabreadísimo con James, porque aunque nadie sabe de qué teléfono salieron los mensajes del “fan” diciendo que había muerto, más de uno está convencido de que ha sido el propio Killian el que los ha enviado:

Te in-Teresa
El PP del Ayuntamiento de Madrid se abstiene al votar medidas contra la LGTBfobia

La gente da asco. La tina es un monstruo. Y no puedo creer que me haya pasado la noche entera llorando por un tío que se ha inventado su propia muerte.

Efectivamente amigas, parece que todo el mundo sabía que Killian James tenía un serio problema de adicción a la metanfetamina y de ahí (y de los mensajes enviados a tanta gente) que aún sin haber podido confirmar que había muerto muchos dieran por hecho que Killian había fallecido.

Y una vez se supo que seguía vivo, tampoco es de extrañar que esas mismas personas estuvieran convencidas de que todo había sido una jugarreta del propio James. Y por increíble que parezca, tuvo que venir una travesti a poner orden.

Chi Chi LaRue intentó apaciguar los ánimos entre los que estaban cabreadísimos con Killian y los que se estaban riendo de los que habían dado por sentada su muerte explicando que ese tipo de comportamiento es el típico de un adicto:

Y les recordó a todos que, por muy enfadados que estuvieran por la situación, había alguien que estaba aún peor: el propio Killian James.

No os vamos a decir cuál es la moraleja de toda esta rocambolesca historia, queridas amigas, porque os suponemos lo suficientemente inteligentes como para entender qué es lo que está mal en todo esto; qué es lo que no funciona y, por supuesto, cuál es el motivo.

Lo único que os vamos a decir es que, por favor, os cuidéis.

Gracias por vuestra atención. Ahora circulen, que aquí no hay nada que ver.

[divider]Fuente: Str8UpGayPorn[/divider]