• La ciudad de Baguio y la Isla de Dinagat aprueban dos ordenanzas para proteger a la población LGTB frente a la discriminación y promover la igualdad legal del colectivo.

Si el bus de HazteOir lo va a tener complicado para circular por las ciudades españolas, esperamos que no tengan pensado exportarlo a Filipinas porque también les va a costar lo suyo pasear la lgtbfobia por allí.

Dos de las regiones más grandes de Filipinas acaban de aprobar ordenanzas que protegen frente a la discriminación a la población LGTB y, en uno de los casos, favorecer la igualdad del colectivo.

La ciudad de Baguio

Por un lado, la ciudad de Baguio (que tiene unos 250.000 habitantes) ha aprobado una ordenanza que prohíbe cualquier tipo de discriminación hacia las personas en base a su sexualidad, identidad de género, religión, etnia, edad o discapacidad. En caso de vulnerar la ley, se prevén sanciones de entre 1.000 y 5.000 pesos filipinos (unos 20-100 euros) e incluso la posibilidad de una condena de 30 días de cárcel. El vicealcalde de la ciudad, Edison Bilog, ha dicho que esta ley pretende situar a la ciudad en línea con los derechos humanos y los tratados internacionales existentes en Filipinas, además de ser respetuosa con la Constitución de 1987.

La implantación de la ley se hará durante su primer año de existencia, gracias a la creación de un Comité Antidiscriminación y el apoyo de la Oficina de Bienestar Social y Desarrollo.

La Isla de Dinagat, por su parte, además de crear una ordenanza similar se ha propuesto fomentar de forma activa la igualdad de las personas LGTB y ha creado, además, un consejo especial que analizará todas las quejas sobre discriminación que se presenten ante el gobierno de la región.

Te in-Teresa
La FELGTB exige que se respete el derecho a la maternidad de las mujeres solas

Ya lo dijo Conchita Wurst cuando ganó Eurovisión: somos imparables.

Fuente: GayStarNews