No debimos publicar el vídeo de Cody Christian, y te vamos a explicar por qué.

[divider]Actualidad | Opinión[/divider]

Ayer me levanté yo pensando que sería un día tranquilo y qué equivocado estaba. Ahí estaba yo tomándome mi café mirando Twitter cuando vi un tweet que me llamó la atención: alguien le aconsejaba al resto de twitteros que no participaran en la difusión del vídeo porno de un famoso. No ponía quién era, ni qué vídeo, ni nada de nada.

No le di más importancia. Así que cambié de cuenta a mirar los tweets de Estoy Bailando y ¡sorpresa!: Acabábamos de publicar el susodicho vídeo.

Como no tenía ni idea de qué era lo que habíamos publicado (ni de quién era el famoso en cuestión, también te lo digo) me leí el post. Circulaba por la red un vídeo de un actor de Teen Wolf, Cody Christian, masturbándose. Y en cuanto vi el post (ni siquiera terminé de leerlo ni vi el vídeo) me metí en la web y lo borré.

Probablemente algunos os dierais cuenta (había gente compartiendo el enlace el twitter y diciéndole a otros que lo vieran en nuestra web) o probablemente ni os enterarais. Los que sí se enteraron fueron algunos lectores que nos comentaron en Facebook que les parecía mal que lo hubiéramos publicado; sobre todo porque no hace mucho yo escribí una noticia sobre cómo la comunidad LGTB (sobre todo la L, la G y la B) es una de las más castigadas por el “revenge porn” y en ese mismo texto decía que no íbamos a publicar más “revenge porn”. (Que supongo no hace falta que te explique qué es ¿no?)

Pues da la casualidad de que el redactor que publicó ayer la noticia con el vídeo no había leído ese artículo.

Y como borrarlo de golpe después de publicarlo quedaba un poco raro, pensé que tenía que recuperar el Directamente Encarna, el editorial en la que os explicamos cosas que han pasado en la web (y que hasta ahora sólo habíamos publicado una vez).

Lo más gracioso sobre lo que pasó ayer con el susodicho vídeo es que no mucho tiempo atrás, cuando publiqué la (ya borrada) noticia de los vídeos guarros de Ben Cohen en la redacción debatimos si estaba bien hacerlo o no. Por un lado yo defendía la publicación y otros redactores la criticaban. Y el redactor que publicó ayer la noticia era de los que lo veían mal, pero como yo insistí en que lo de Ben Cohen se quedara, él publicó el nuevo vídeo.

Te in-Teresa
Leticia Sabater nos la intenta colar en el Orgullo de Madrid

Ellos creían que estaba mal porque era un vídeo privado y porque además Ben Cohen es un aliado del colectivo; yo defendía la idea de que si eres famoso y no quieres que se filtren vídeos haciéndote pajas, no te hagas pajas y las grabes en vídeo sabiendo que te pueden hackear el teléfono, la persona a la que lo envías puede publicarlo o puedes estar siendo objeto de un engaño. Y es que esto es una cosa que yo no sabía en ese momento, pero un humorista inglés al que le pasó exactamente lo mismo explicaba que el vídeo de su paja se grabó en una conversación con Skype que mantenía con un perfil de una chica que resultó que era falso. Le engañaron haciéndole creer que esa chica era una fan, le pusieron un vídeo de la chica masturbándose y él se apuntó a la fiesta.

Sí, nadie le puso una pistola en la cabeza y él podía perfectamente no haber hecho nada. Pero todos hemos estado en esa situación. Cabría pensar que un famoso ha de tener más cuidado que yo cuando me calientan por Grindr, sí. Pero un famoso se pone cachondo (y la caga) igual que todos.

Cuando escribí esa noticia sobre el “revenge porn” me di cuenta de qué era lo que estaba mal en mi razonamiento y por eso dije que no íbamos a volver a publicar ese tipo de vídeos y a eliminar los que tuviéramos publicados (que recordemos, claro, que han caído unos cuantos). Es verdad que no somos el New York Times y el hecho de que nosotros lo publiquemos o no lo publiquemos no va a hacer que el asunto desaparezca y el famoso de turno pueda olvidar el tema. Pero sí que podemos enviar un mensaje a nuestros cuatro lectores, y es el de que ese tipo de contenido se basa en una traición o un engaño; y por muy famoso que seas tienes derecho a tu privacidad. Yo he grabado vídeos guarros, tú has grabado vídeos guarros, algunos han circulado por donde no debían circular o nos han hecho capturas mientras encendíamos la webcam. Que un vídeo mío circule sería un milagro no será tan catastrófico como que lo haga el vídeo de Cody Christian pero probablemente me jodería igual. O no. Pero tendría derecho a que me jodiera.

Te in-Teresa
Que alguien le diga a la Cazamariposas Eli Martín que no necesitamos su "exceso de tolerancia"

Además había una cosa que en su momento yo no estaba razonando bien y en lo que estaba cometiendo una cagada descomunal. Cuando uno envía una foto, un vídeo o lo que sea; esté hablando con una pareja, un amigo o un bot diseñado para engañarle; y la otra parte lo publica está siendo víctima de una violación de su intimidad. Y era muy hipócrita por mi parte indignarme cuando la Policía pone un tweet diciendo “No te hagas fotos guarras y así nadie las podrá compartir“, porque me parecía que estaban culpabilizando a la víctima; y luego ir yo y poner el vídeo de la paja de un famoso porque como es famoso debería haber tenido más cabeza y no haberse grabado.

No son el mismo caso (una persona anónima o un famoso) porque el nivel de atención sobre una y otra son diferentes; pero en el fondo sí es el mismo caso. Así que por eso entoné el mea culpa y decidí que los redactores que se enfadaron conmigo por el vídeo de Ben Cohen tenían razón.

También es verdad que este tipo de vídeos a veces se publican de forma interesada, como maniobra de publicidad. Incluso hay quien le da la vuelta a la situación y sale ganando con ello. Y viviendo en el mundo en el que vivimos, incluso el mero hecho de estar hablando ahora del vídeo sin publicarlo ya le da publicidad y el que quiera verlo sabrá dónde encontrarlo. Pero mira, no publicándolo matas dos pájaros de un tiro: si es una filtración de verdad no perpetuas lo que está mal hecho y si es una filtración provocada no le das publicidad a alguien que no la merece.

Evidentemente estamos hablando de “revenge porn”, no de gente que hace una sesión de fotos desnudo o una escena porno y luego se presenta a un certamen de belleza, a un reality o nos toca la moral.

Así que eres de los que vio el post ayer y se extraña de no verlo ahora; si eres de los que ha llegado a la web buscando “Cody Christian vídeo paja” y no lo has encontrado (y te has leído esto esperando verlo y te sientes un poquito peor) o si eres de los que nos echó la bronca por publicarlo, esperamos que este Directamente Encarna haya servido para explicar qué ha pasado.

Y hasta aquí este editorial que nadie ha pedido y que, probablemente, no interesaba a nadie tampoco.

  • sergio rem

    Sois TOP y eso es así!

  • Ertai

    Ole tu coño moreno

  • Victor Shade

    A mi no me parece que sobr apara nada, esta muy bien explicado el meollo de la cuestión. Muy bien por adoptar esta ”línea editorial”.