Un estudio científico demuestra que el VIH llegó a Estados Unidos mucho antes de que apareciera la figura de Gaëtan Dugas, el hombre al que se señaló como “Paciente Cero”.

[divider]Comando G | Estoy Follando[/divider]

Es probable que conozcas (o no) el nombre de Gaëtan Dugas. Por si eres de los que no lo conocen, te explicamos quién es.

gae%cc%88tan_dugas

Dugas era un asistente de vuelo de Air Canadá al que la historia lleva 30 años tratando como al peor ser humano del mundo: el causante de que el VIH se extendiera por Estados Unidos (y, por consiguiente, por todo el mundo). El “Paciente Cero“.

En 1984 (año en el que murió Dugas) un estudio del American Journal of Medicine concluyó que muchas de las primeras infecciones de VIH en Nueva York se podían achacar a Dugas, al que culpaban de haber “sacado” el virus de África y haberlo llevado al mundo occidental. El trabajo de Dugas, que viajaba regularmente por todo el continente americano, contribuyó a fomentar el mito del “Paciente Cero” y poco tardaron muchos en señalarle como un monstruo. El periodista y activista gay Randy Shilts fue el autor del libro And the band played on, que documentaba el brote de VIH en Estados Unidos, y no dudó en retratar a Dugas como un atractivo atleta que se jactaba de tener cientos de encuentros sexuales al año que resultó ser un sociópata que aún sabiendo que era portador de una enfermedad mortal sobre la que se sabía muy poco se negaba a utilizar el preservativo y transmitía el virus de forma consciente a todos los hombres que podía.

en_el_filo_de_la

Con el tiempo se supo que el editor de Shilts le recomendó que distorsionara la realidad sobre Dugas para que su libro se vendiera más. Total, Dugas ya había muerto (creyendo ser el culpable de miles de muertos por SIDA). En 1993 se estrenó la versión cinematográfica del libro, protagonizada por Matthew Modine y Richard Gere con el actor Jeffrey Nordling interpretando a Dugas.

Jeffrey Nordling interpretando a Gaëtan Dugas
Jeffrey Nordling interpretando a Gaëtan Dugas

32 años después de su muerte los científicos están de acuerdo: Dugas no fue el “Paciente Cero y el VIH llegó al continente americano mucho antes de que el punto de mira cayera sobre el asistente de vuelo.

Te in-Teresa
Estados Unidos tiene un registro federal de seropositivos

Un reciente estudio de muestras de sangre recogidas en los años 70 han demostrado cómo el VIH llegó a Estados Unidos a través del Caribe procedente de África. La investigación, publicada en la revista Nature, explica que “nadie debería ser culpado por la propagación de un virus del que nadie sabía nada“. El Dr. Michael Worobey (co-autor de la investigación) añade que hoy por hoy no hay forma de saber cómo el virus saltó del Caribe a Nueva York a principios de los 70: “Pudo haber sido una persona de cualquier nacionalidad. Pudo haber sido incluso a través de productos sanguíneos. Muchos de los productos sanguíneos que se utilizaban en los Estados Unidos en los 70 venían de Haití. Lo que hemos hecho ha sido intentar descubrir los orígenes de los primeros casos de SIDA que se conocieron. Cuando viajas al pasado, encuentras un patrón muy interesante.

Los autores del nuevo estudio recolectaron muestras de sangre que originalmente se archivaron para un estudio sobre la Hepatitis B en 1978 y 1979. Las muestras eran de hombres que tenían sexo con hombres y se tomaron en Nueva York y San Francisco. Al analizar esas muestras descubrieron que la prevalencia de muestras seropositivas era muy alta, y a partir de esas muestras recolectaron ocho secuencias de genoma de VIH: las más antiguas conservadas en Estados Unidos. Los investigadores consiguieron también una muestra del genoma del VIH que había en la sangre de Dugas y tras un complicado proceso de recuperación genética pudieron comparar ambas muestras. El resultado era claro: no había evidencia de que Dugas fuera el primer caso de VIH en Estados Unidos y el genoma de su virus era muy parecido al que ya estaba propagándose por Estados Unidos a finales de los 70 proviniente de una epidemia que se originó en el Caribe.

En muchos sentidos, las evidencias históricas llevan décadas señalando la falacia que supone esta noción del paciente cero” ha explicado Richard McKay, historiador de medicina de la Universidad de Cambridge y co-autor de este nuevo estudio. “El estudio vierte luz desde distintos ángulos para entender mejor la complejidad de un importante periodo del pasado. A la vista de esta complejidad, uno de los peligros al centrarse en un único paciente cero es que al investigar las primeras fases de esta epidemia nos arriesguemos a oscurecer factores importantes y estructurales que pueden contribuir a su desarrollo: la pobreza, las desigualdades legales y culturales, las barreras para acceder a la sanidad o la educación. Esos riesgos determinantes pueden ser ignorados.

Te in-Teresa
Mitos y realidades del VIH

El caso de Gaëtan Dugas es, cuando menos, curioso. El motivo por el que la historia terminó por señalarle como Paciente Cero fue una confusión de lo más absurda. Cuando en 1981 los investigadores del CDC empezaron a documentar casos de una misteriosa enfermedad que afectaba especialmente a los hombres homosexuales comenzaron a investigar grupos de hombres que eran portadores del VIH. Uno de esos primeros grupos estaba localizado en California y poco a poco se fueron conectando a los miembros de ese grupo con otros 10 hombres en 10 ciudades estadounidenses distintas.

photo-exhibition-ob2292
El Paciente Cero, también conocido como Gaetan Dugas, cuyo fiero deseo sexual dio ímpetu a la epidemia que clamó su vida y la de otros miles.

A Dugas se le localizó casi en el centro de ese grupo, y por eso lo investigadores lo señalaron como Paciente O. Pero era una O, no un cero, porque hacía referencia a que Dugas vivía fuera de California (“Outside California“). Cuando los documentos científicos se filtraron a la prensa, la O se confundió con un 0 y tanto los medios como la opinión pública le señalaron como culpable de la propagación del virus en territorio estadounidense. En 1987, por ejemplo, el New York Post publicó una foto de Dugas en su portada con el título “El hombre que nos dio el SIDA“.

screen-shot-2016-03-08-at-2-31-28-pm

Uno de los doctores que en 1981 coordinaba el grupo de trabajo del CDC sobre la enfermedad, el Dr. James Curran, se muestra muy molesto con el concepto del paciente cero: “El CDC nunca dijo que hubiera un paciente cero ni que él fuera la primera persona. Además del daño potencial a su reputación, también dañaba la plausibilidad científica. Que hubiera una única fuente desde la que empezó la epidemia en los Estados Unidos no es nada probable. Es más probable que varias personas estuvieran infectadas. Creo que el concepto del paciente cero era erróneo y fallido y los científicos nunca lo pronunciaron.

[divider]Fuente: CNN[/divider]