• Un hombre de Nueva York demanda a Grindr después de que más de 700 tíos hayan ido a su casa y su trabajo buscando sexo invitados por varios perfiles falsos que la app no parece eliminar.

En 2015 Matthew Harrick, un actor y cantante que trabaja en un restaurante de Nueva York, empezó a salir con un chico al que había conocido en Grindr. Poco después el chico resultó ser un psicópata y creo un montón de perfiles falsos en Grindr usando la imagen, las fotos y los datos de Matthew, que se dio cuenta de que algo no iba bien cuando un señor se presentó en su casa pidiéndole sexo.

Matthew Herrick (Twitter)

El hombre que estaba en la puerta le dijo a Matthew que habían estado hablando por Grindr, que le había dado su dirección y le había dicho que fueran a follar. Incluso le enseñó la conversación en la que el Matthew que no era Matthew le había enviado varias fotos suyas medio desnudo, que habían extraído de su cuenta de Instagram.

Matthew no le dio más importancia, reportó el perfil falso a Grindr y esperó que la app hiciera su trabajo. Pero no lo hizo. Días después aparecieron varios perfiles más con la foto de Matthew. En algunos pedía sexo rápido, en otros buscaba orgías, en otros decía que apoyaba a Trump y en alguno se declaraba abiertamente racista.

Matthew siguió reportando los perfiles falsos a Grindr, pero no servía de nada porque seguían apareciendo más y más perfiles. La cosa se fue de madre e incluso hubo un día en el que seis tíos aparecieron en la puerta de su casa dispuestos a participar en una orgía que el otro Matthew había organizado.

Te in-Teresa
Dos chulos heteros se besan en los Premios "Hombre del Año" para denunciar el machismo

Según Matthew, más de 700 tíos se han acercado a su casa o a su trabajo buscando sexo rápido dirigidos allí por los perfiles falsos en los que el otro Matthew no deja de compartir sus datos personales. La semana pasada un hombre llegó a entrar en el vestíbulo del edificio y se negó a marcharse porque él había ido allí a follar. El compañero de piso de Matthew se enfrentó al intruso y al amenazarle con llamar a la policía el hombre le quitó el teléfono y se dispuso a pelear con él.

El temor de Matthew es que con su imagen y su información circulando por Grindr sin ningún control la app se utilice para “seducir o incitar a la persona equivocada, alguien que haga ciertas las amenazas de atacarme o violarme.

Después de más de 50 quejas a Grindr y 14 denuncias a la policía, la cosa no ha mejorado. Según el actor lo único que la policía le ha sugerido es que se mude y se busque otro trabajo: “‘¿Por qué no te mudas? ¿Por qué no huyes? ¿Por qué no te escondes?’ Lo encuentro insultante. ¿Cómo va a ser eso una solución? ¿Por qué Grindr no hace su trabajo?“. Según parece las quejas que puso Matthew por los perfiles falsos en Scruff sí sirvieron para algo y la app consiguió bloquear a la loca del coño que le estaba amargando la vida.

Harto de la situación, Matthew anunció en noviembre que tenía que abandonar sus redes sociales. Su Instagram se volvió privado (aunque tiene 25.000 seguidores, tampoco es que le vaya a servir de mucho), pero su Twitter sigue relativamente activo:

Ahora Matthew se ha cabreado del todo y acaba de  demandar a Grindr, acusándoles de negligencia, causarle estrés emocional de forma premeditada, publicidad engañosa y prácticas comerciales engañosas. En otra demanda Matthew aporta ejemplos de hombres que acudieron a su trabajo o su casa y se comportaron de forma violenta, lo que le hace temer por su seguridad y estar “en un estado constante de alerta“.

Fuente | TMZ

Te in-Teresa
Agrede con puñetazos y patadas a una mujer trans en Puente de Vallecas