Alberto Velasco regresa a la cartelera madrileña con la reposición de la magnífica “Danzad malditos”.

Showtime | Teatro

¿Acaso no disparan a los caballos? es una novela del escritor estadounidense Horace McCoy que trata sobre la Depresión Americana (finales de los años veinte/principios de los años treinta) y de cómo mucha gente, para sobrevivir y poder comer, se embarcaba en empresas absurdas como los concursos de baile donde se bailaba sin parar hasta que una pareja resultaba la ganadora. 

Este clima cruel y opresivo es llevado al escenario, con los textos de Felix Estaire y la dirección de Alberto Velasco, presentando esta interesantísima obra que ya triunfó la temporada pasada ganando el premio Max al mejor espectáculo revelación. Estaire y Velasco prescinden de los dos personajes principales que se conocían en el baile, en torno a los cuales gira el texto en el que se basa,  y nos muestran a siete parejas (más un par suelto) que bailan por no se sabe muy bien qué. También esta pieza se aleja de la Depresión Americana y nos muestra el hecho de bailar de forma desnuda, sin  ligazón con la historia madre, tan solo cogiendo la idea y la intención del baile hasta-la-muerte que, quizás, era subyacente en la obra original.

No, no están bailando Thriller, aunque… oh, wait!, no quedaría tan mal.

Con un estilo moderno, muy en boga en lo que se ha hecho últimamente con obras excesivas, Danzad Malditos toma el concepto y la atmósfera de películas como Cabaret; montajes teatrales tipo The Hole; el ambiente cabaretero del Berlin de entreguerras o el del París crepuscular de finales del siglo XIX. Todo ello mezclado con los tiempos en los que vivimos, notas de la actualidad, las vidas de los propios actores y no pocas referencias a lo que se llama metateatro (hasta se meten con el pobre director).

TE IN-TERELU  "Si los angeles disparan" #Teatro

Todo este batiburrillo sale bien, muy bien, y la acción, llevada en todo momento por un maestro (grande Rulo Pardo) y una maestra de ceremonias, llega a un glorioso punto culminante, hacia la mitad de la función, que es pura emoción y que le hace a uno levantar de la butaca.

Un momento “cabareteiro” de la función.

El espectáculo guarda muchas sorpresas y emociones. La mezcla de realidad y ficción y no saber en algunos momentos si lo que uno está viendo sucede realmente, hace que esta pieza se convierta en algo realmente singular, máxime cuando ni los propios actores, director o equipo técnico saben cómo va a terminar cada representación. Sin duda, es de lo mejor que se puede ver actualmente en las salas madrileñas. Un triunfo.

– ¿Y qué es eso de disparar a los caballos?

– Vaya usted al teatro y lo sabrá.

FICHA:

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN: Alberto Velasco
REPARTO: Guillermo Barrientos, Carmen del Conte, Karmen Garay, Jose Luis Ferrer, Rubén Frías, Nuria López, Sara Párbole, Txabi Pérez, Rulo Pardo, Sam Slade, Ana Telenti, Verónica Ronda Ignacio Mateos, David Sánchez Calvo, Reme Gómez
VOZ EN OFF: Carlos Hipólito
COREOGRAFÍA: Alberto Velasco