• Un juzgado de Sevilla condena a la directora de admisión del colegio Yago School a dos años de inhabilitación por un delito de discriminación.

Hace unos meses te contábamos la historia de una pareja homosexual que había intentado escolarizar a su hijo en el colegio Yago School de Castilleja de la Cuesta  (Sevilla) pero no consiguieron hacerlo porque el centro les dijo que no había plazas. Dos veces. Dos años consecutivos. ¿Casualidad? ¿Serendipia? Así que los padres comenzaron a dudar y decidieron investigar por su cuenta y denunciar lo sucedido.

Ahora la justicia ha confirmado sus sopechas y ha condenado a la directora de admisión a dos años de inhabiliación para el ejercicio de la enseñanza y de la administración o dirección de centros de enseñanza al considerarse probado que denegó la plaza al niño porque sus padres eran homosexuales. Y es que tras la segunda negativa a la hora de conceder la plaza, los padres volvieron a solicitarle de nuevo, ocultando esta vez sus tendencias mariconciles. Y oye, resulta que sí había plaza para el crío. Todo gracias a la supuesta heterosexualidad de los padres.

El informe realizado por la inspección educativa asegura que sí había plazas disponibles y que es un “hecho irrefutable que haya existido una desigualdad de trato en el procedimiento de admisión” y que “el menor no está matriculado en el Centro porque no ha recibido una igualdad de trato con el resto de los niños escolarizados en infantil de tres años”.

El director, hermano de la condenada, ha sido absuelto al no encontrarse pruebas de su participación en los hechos. La sentencia se puede recurrir ante la Audiencia Provincial de Sevilla.

Te in-Teresa
No habrá matrimonio igualitario en Irlanda del Norte porque se meten con su primera ministra
Fuente: eldiario.es