• COGAM anuncia que se hará cargo de los gastos jurídicos de algunos casos de delitos de odio en los que las víctimas no pueden hacerles frente.

Hace un año estábamos todos escandalizados por el auge que se vivía en Madrid en cuanto a delitos de odio y desde esta web fuimos muy críticos con las posturas que estaban adoptando algunos colectivos y organismos públicos que aseguraban que no es que hubiera más delitos sino que había más visibilidad. Algo que no tenía mucho sentido porque a día de hoy aún hay un altísimo porcentaje de este tipo de delitos que no se denuncian.

Los motivos por los que hay tantas agresiones contra el colectivo LGTB que no se denuncian son muchos. Desde la vergüenza hasta el miedo a la reacción de la policía, pasando por los costes que puede suponer una denuncia como ésta en caso de que haya juicio.

Con el objetivo de facilitar que todas las víctimas de crímenes de odio estén acompañadas durante el proceso y puedan comparecer en el juzgado, COGAM ha anunciado que se hará cargo de los costes jurídicos de todas aquellas personas que no puedan hacer frente a los mismos. Para ello se han de cumplir varios requisitos:

  • Que se trate de un crimen de odio hacia personas LGTB
  • Que la víctima no pueda acceder a un abogado de oficio (casos de delitos leves en los que no es obligatorio que haya un abogado)
  • Que los que soliciten ayuda no tengan ingresos superiores al salario mínimo
  • Que haya un parte de lesiones
  • Que haya fecha para el juicio
Te in-Teresa
MARI-AGENDA GAY SEMANAL: Del 17 al 23 de Abril de 2014

Estos requisitos son necesarios porque, como explica el propio COGAM, los fondos que pueden destinar son limitados -esperan poder ampliar la cifra en años venideros- y salen de su propio presupuesto. Los abogados contratados cobrarán como si estuvieran trabajando de oficio y son profesionales con experiencia en este tipo de delitos y trabajando como voluntarios; y se priorizarán los casos que tengan más posibilidades de acabar con una sentencia condenatoria.

Como explica Jesús Grande, director del COGAM, la idea es que todas las víctimas de delitos de odio LGTBfóbico “sientan el respaldo” de la asociación. Y en el caso de que no puedan costearse una defensa legal, el colectivo no quiere dejarlos solos: “Es muy importante tener sentencias condenatorias contra los agresores y que caiga sobre ellos todo el peso de la ley y que gracias al trabajo de todas las entidades consigamos una sociedad libre de odio“.

Fuente | Dos Manzanas, La Vanguardia